Diario Uruguay
La OFI

Mañana será todavía mejor, tras las confesiones de Beto Araújo y Frontera Rivera

ARCHIVOCES DE OFI. Desde Rivera/ENTREVISTA/Eduardo Mérica para Diario Uruguay.

 

“Frontera se registró primero en la AUF, porque era pretensión jugar en el fútbol profesional. Eso lo descubrimos en el año de 1953, cuando se dio el famoso frustrado viaje de frontera a europa…”

Hay un par de sensaciones inevitables, como para ir sacándole punta al lápiz. Sí, dije bien: lápiz. Por aquello de borrón y cuenta nueva en el plano deportivo del fútbol uruguayo. Pero vayamos por partes…
Pasaron veinte años y vemos que la Organización del Fútbol del Interior volvió a agachar su cabeza, y peor aún esta vez, tanto dentro de la OFI como dentro de la mismísima Asociación Uruguaya de Fútbol. ¿Será que OFI tiene miedo de que le quiten la coronita que orgullosamente viene luciendo hoy el Dr. Fernando Sosa, como representante de OFI en el Comité Ejecutivo de la AUF? Porque no conocemos renuncios. Después de una tarde de invierno del mes de julio -para el peor de los recuerdos- ante los dirigentes de la Confederación Litoral Norte, reunidos en Salto, vimos caer en la ciénaga que menos prefirieron transitar los cofundadores de la OFI: la de la derrota. A toda la plana de la OFI.

“Hablando del aborto de la vaca: Este club atlético tapichi, no molesta ni incomoda y es una de las tantas ideas colonizantes que se les ha ocurrido, que también puede terminar en un fiasco grande que termine enlodando a nuestro departamento”

¿O poco les importa lo que haga el Economista Ignacio Alonso, presidente de la AUF, hoy a espaldas del presidente de OFI y de todo el fútbol del interior?. O acaso ya se sabe: que a la mayoría le gusta perder, pero unos y otros (en el gobierno chacarero) saben que duele más cuando los vencedores son los “Asociacionistas” de toda la vida. Pero igual no reaccionan…

“Hay una nueva intentona de colonización (de auf) que no va funcionar y que va a fracasar…”

No importa: todavía quedan dirigentes en el interior, que se siguen sacando el cada vez más pesado lastre de sentirse a las puertas del cielo y terminar en el purgatorio: Porque eso es lo que sigue pasando entre la AUF y la OFI. Por eso en el día más importante del año, nos volvemos a reencontrar con el dirigente Roberto Beto Araújo del club Frontera Rivera, que sin bronca acepta la invitación de DIARIO URUGUAY, porque queremos una calificación no demasiado sanguínea, ni acaso extremista, porque los que conocemos las intimidades del interior con los capitalinos sabemos que sólo se llevan bien, y ahí nomás… Esta entrevista con el Beto Araújo, no es una más, porque nos entregó otra muestra de las ganas de ganar que se tiene.

“Yo tuve la suerte de poder vivir una experiencia y de haberle dicho a un presidente de la AUF, en la ciudad de Rivera, en un Congreso de OFI… “Presidente, estamos a su orden. Porque cuando lo vengan a voltear, que lo van a venir… usted va a necesitar de amigos…”

 

EL NUEVO MEDIO ES EL PERIODISTA

 

“Frontera está vivo. El proyecto Frontera está vivo desde el año 1939. Y esto no lo saben o no lo quieren saber quienes toman al fútbol como propiedad. Y el fútbol es propiedad y patrimonio de todos. Y no de dos o tres, que se sientan detrás de un escritorio…

 

 

 

NOTAS RELACIONADAS CON FRONTERA RIVERA Y RIVERA LIVRAMENTO

Causas de la desaparición de Rivera Livramento
Frontera Rivera ignorado en la AUF
Futbolistas de la B se niegan a jugar con Rivera Livramento
Fracasos de clubes del interior en la AUF
RECLAMOS Y DEUDAS DE CLUBES CON JUGADORES EN LA MUTUAL
Club Frontera de Rivera pide justicia
El suicidio de un jugador de Frontera
Frontera y la casi denuncia a Eugenio Figueredo
Denuncias de irregularidades en club Rivera Livramento
Clubes con deudas y desaparecidos en la AUF
Mutual no acepta al club Rivera Livramento
El rostro del club Rivera Livramento
Frontera Rivera: El argentino Luciano Theiler nuevo D.T.
Un nazi en la frontera
La integración 

FRONTERA “del barro al asfalto”

COSAS DE FRONTERA.
“Una Yegua para el Rojo”

La historia de Frontera está cargada de pequeños gestos de heroísmo que hacen de su erario más meritorio.
Algunos me lo han contado, como lo del agua bendita del Padre Silva allá por el arranque de los sesenta, o las tres chilenas en el viejo Field Municipal, que le pintó una sonrisa a un sábado de tristeza.
Otras las he vivido y me consuelan las horas cuando los primeros hilos plateados de la veteranía comienzan a conmoverme y volverme algo nostálgico.
Y lo cuento ahora, en aras del momento en que vivimos, cuando la esperanza comienza a tejer otra vez su manta de ilusión y esperanza.
Y lo que hoy revelo, sucedió un lejano y gris atardecer de febrero de 2001.
La gesta gloriosa de los rojos ya lindaba con la epopeya.
Campeones de Rivera en 1994, reeditamos el titulo en 1997.
Ya en el controvertido 95, cuando después de salvar el descenso a duras penas, le ganamos al copetudo Oriental y así arrancamos. Y a los dos meses debutábamos en la Liguilla pre libertadores de América, ganándole al River Montevideano por dos a cero en pleno Centenario.
Inolvidable por cierto, para quienes lo vivimos y lo vimos.
Después lo sabido, campeones en la B, subimos a la A, y despuntamos gallardamente, hasta que por causa de una conspiración local nos decapitaron cobardemente.
Los detalles no importan pero los enumero a modo de titular.
Una conspiración local, encabezada por un par de disidentes, que se aunaron con otros de su laya , e inventaron un cuadro de laboratorio, el tristemente Célebre Rivera Livramento, donde se juntaron casi todos, seis equipos de primera división y siete de la B , y resolvieron hacer una potencia deportiva, que duró un año, no le ganó a nadie, y vendió una tarde sabatina como local 11 entradas, siendo hasta la fecha la menor recaudación registrada en la AUF, de su era profesional.
Tá pero eso es letra de otra canción.
Pero cúmpleme recordar que la original idea de un cuadro de todos, que tanto ilusionaba (e ilusiona aun a los miopes que nada hacen ni nunca harán nada) se hacía realidad, y los disidentes en conciliábulo con la Liga se las ingeniaron para convencer al viejo Pastorini, neutral de AUF por aquel entonces, que esto era la panacea.
Y pidieron como premio, como pago a tan iluminada idea, a costo de su original proyecto que habría de estar entupida de éxito, gloria y dólares por supuesto, pidieron que les trajeran en una bandeja la cabeza del Rojo, como la de Juan el Bautista.
Y el pedido, tal cual el bíblico de referencia se les fue concedido.
Por eso la AUF (con Figueredo al comando) decidió que Frontera debiera bajar sí o sí, según expresión literal de Gustavo Mendez en su célebre foneada a Oliver Viera, por eso la llamada de Tenfield a Bello reprochándole por el empate ante Fénix en Montevideo, cuando la orden era de muerte súbdita y sin disimulo ni contemplaciones. Por eso antirreglamentariamente se nos había forzado a jugar un repechaje cuando el cupo de interior se violaba desfachatadamente.
Pues había que hacerle lugar al cuadro de todos.
Y así se hizo.
Pero el Rojo no se entregaría tan fácilmente, y pese a todo seguimos y seguimos, y armamos el equipo para jugar en la B, y subir nuevamente como ya lo habíamos hecho antes.
Pero la orden era tan obcecada y tajante que había dispuesto no dejarnos jugar, por eso la AUF envió a un mensajero que contactara a muchos, (no sé si a todos) los jugadores con la orden de que no refinanciaran ni un solo peso, de lo que les debía Frontera.
Porque nobleza obliga, y en aras de la verdad debemos decir qué debíamos , y no se debía poco; debíamos por entonces exactamente U$ 112.484.
Pero según el ranking de deudores publicado por Ultimas Noticias en materia de deudores en aquel año, estábamos en noveno lugar. O sea ocho equipos debían más que nosotros y algunos mucho más.
Y aún siguen debiendo, y aún siguen jugando.
SI bien el acuerdo arribado en forma conjunta por la Mutual exigía que ningún Club pudiese financiar más de un 70 % de su deuda, nosotros aquella tarde logramos conseguir U$ 68.000, mucho más de la mitad.
Muchos fueron los que pusieron plata para juntar aquella cifra, pero en fin no logramos pues “dos” de los acreedores, atendiendo al vil requerimiento de la AUF y sus cómplices se negaron a aceptar nada, que no fuera todo, bajo el vano argumento de que la plata vendría igual por otro lado, pues el enviado de AUF les aseguraba que todo habría de ser saldado por los de arriba, y en eso confiaron y en eso todavía siguen separando, cosa que en el fondo me causa algo parecido a la risa o la complacencia. NI un mango vieron, o para no ser injusto vieron setenta y tres pesos de un evento que a modo de adelanto realizaron en el estadio, y que en aquel tiempo les daba para comprar un choripán y un refresco (bueno algo es algo) al fin.
Pero resumiendo, al final no salimos, y entró en nuestro lugar el Rivera Livramento, y no solo no ganó nada, ni a nadie, sino que endeudó a todos, pues hoy hay una deuda machaza que se debe a ellos no a nosotros.
Que quede claro.
Se debe, lo que se debe, debido a la aventura irresponsable de quienes apenas aparecieron para matarnos, sin convicción y sin vocación .
Y así les fue.
La deuda hoy de la plaza Rivera, es pura y exclusivamente responsabilidad de los clubes de la Liga que adhirieron al proyecto Rivera Livramento, así de fácil
Y lo discuto con quien quiera, donde quiera y cuando quiera.
Pero tá eso es otra cosa, solo hago referencia para recordar que aquella tarde en aras de juntar la plata, mucha gente metió la mano en el bolsillo, pudiendo recordar a los más potentados, como el Ivo que ya medio fundido puso diez mil de los verdes, como Perico que ya con un cáncer que le aguijoneaba el páncreas, sacó once mil dólares y los tiró arriba de la mesa. O a Raúl Perroni que le pidió cinco mil a la madre para ayudar, o el Gordo Sandín que sacó un préstamo en la Caja Nacional.
Yo por mi lado caí con unos míseros ochocientos cincuenta dólares que era todo cuanto tenía.
Pero no me olvido de Ceballos, de Leonel, de Xaveir, y hasta del Curuja, que no sé de dónde mierda sacó 300 dólares.
De Caito, del Viejo Araujo, de Fernando, y por supuesto de Roberto Valdiviezo que era al fin el que ponía la mayor cantidad.
Pero en verdad lo que más me conmovió fue el gesto homérico de Miguel, quien llegó como a las cuatro de la tarde en la casa de Raúl que se había convertido en nuestro cuartel general, diciendo que acabada de empeñar a su Yegua de tiro, única herramienta de trabajo para su acarreo de pan en su rudimentaria distribución, con no sé qué prestamista de Livramento y que quería aportar nueve mil quinientos pesos, para ayudar.
No adelantó, la obstinación irresponsable de la envidia al final nos quebró, aunque la semilla quedó sembrada
Hoy cuando ya Miguel se nos ha Ido, rememoro su gesto, que mantiene viva la gallardía de una historia que se niega a morir, y que obliga a la actual generación a poner todo lo que tiene derecho, para poder otra vez subir al podium de una gloria, gloria esa que la merecemos por guerreros.

Noticias relacionadas

Vicepresidente de la OFI, y su opinión sobre la votación del estatuto:”Esto yo lo he catalogado como una segunda fundación de la OFI”

Eduardo Merica

La OFI emite comunicado respondiendo a Diego Lugano

Eduardo Merica

La Dra. Andrea Valiente, no desmiente terminantemente su renuncia a la OFI

Eduardo Merica

Deja un comentario