Inicio » Auditamos a un señor fiscal de la OFI
ArchiVOCES Museo Chacarero

Auditamos a un señor fiscal de la OFI

(Entrevista de Archivo 12/11/2011)
La lista de grandes dirigentes terminó. No podría ser así con un hombre implacable en la marca para defender los tesoros del fútbol chacarero. Podemos decir nosotros: No descubrimos nada, claro, porque siempre es saludable remarcar lo positivo. Fue Fiscal de la más grande Organización deportiva de Uruguay, y la sacó a flote de un momento difícil y apareció cuando más se lo necesitaba. Y respondió con una jerarquía enorme. Es el gran sostén de una gestión brillante y no es apresurado afirmar que sin él hoy la OFI sería otro cantar. Pasaron los años y este 2020, el 74º Congreso de la OFI de Montevideo mereció la atención de DIARIO URUGUAY, porque regresó el Señor Fiscal y está nuevamente en camino de recuperar el nivel de siempre que tuvo la sede de OFI, financieramente hablando, con una actitud nueva y humilde. Que nadie lo dude: hay motivos para grandes pretensiones de absoluta transparencia y por eso este momento lo disfruto enormemente reeditando esta tremenda entrevista. Porque nunca nadie fue tan sincero con el dinero ajeno.

“Otra de las cosas que hemos planteado y es bastante complicada es cuando hay actividades extraordinarias, como Congresos, los viajes al exterior, etc. que implican gastos de cierta importancia. En los casos de viajes hemos pedido que se hagan una estimativo de gastos y con la explicación de los objetivos, Pero está muy difícil de levantar porque se han llevado la plata y después tenemos que ir mirando qué fue lo que hicieron y tenemos esos rozamientos por esto y por aquello…”

“En todas las organizaciones es adecuado que la función de contabilidad y la función de facturación, la función de gestión, estén separadas de la situación financiera. Porque fíjese una cosa. Yo te puedo facturar y cobrarlo yo mismo, ¿y cómo controlo yo?”.


Se trata del Contador Raúl de Mello, integrante de la comisión Fiscal de la Organización del Fútbol del Interior (OFI), y uno de los profesionales de Rivera que ingresó a la mejor historia del fútbol, por haber cumplido su labor al pie de la letra. ¿Qué diferencia hay entre auditar o fiscalizar? Es el espíritu de esta nota.
-¿Qué día ingresó a la Organización del Fútbol del Interior?
-Hace como cuatro años que estamos en la OFI, con nuestro representante de Artigas, José Luis Rodríguez, y actualmente en la secretaría está Víctor Barragán de Treinta y Tres. Había estado en una primera etapa como presidente Heber Coitiño -que era de Rivera, y que fue dirigente de la Liga de Fútbol de Canelones-, y él estuvo mucho tiempo con nosotros. Fue un hombre que tenía mucho conocimiento por haber estado muy vinculado por adentro de la OFI. Conocía todo. Por cierto, fue una figura de relación política.
-¿Qué quiere decir: con mucha relación política?
-Yo te decía recién que uno estando en una Comisión Fiscal tiene el objetivo de perseguir de que las cosas se hagan bien, pero también tiene que tener una cierta moderación política. Digamos: tiene que ir transitando un camino para que las cosas se vayan encausando… ¡Como pasa en cualquier lado!. Entonces, ahí jugaba un rol importante Coitiño, porque era el moderador perfecto para mí y para José Luis (Rodríguez), que queríamos modificar esto y esto en OFI. Ël moderaba pero también hizo muchas cosas. Y falleció Coitiño, hace dos años, y fue una pérdida muy importante que tuvimos… A partir de ahí vino Víctor (Barragán) que también es una persona entendida en contabilidad y ha sido una pieza fundamental hasta ahora.
-¿Cómo se encuentran ustedes con el nuevo gobierno de la OFI, en relación con el anterior?
-Hubo un cambio bastante importante con este Ejecutivo de OFI, especialmente en la dirección.
“Hay un defecto viejo en la OFI, que los directivos, de repente hacen retiros para gastos a realizar -esto pasa en muchas instituciones- y después se demoran en hacer las rendiciones de cuentas. Y vos te quedás con las manos atadas para controlar”.
-¿Le parece? Porque el nuevo presidente es el mismo vicepresidente del anterior Consejo Ejecutivo.
-Yo te decía hace un rato que sí. Que hubo un cambio político importante. Porque hubo en el ejercicio pasado una mayoría circunstancial de una cierta orientación que terminó ahora perdiendo las elecciones. Que era orientada por la Liga de Salto, con el Dr. Gabriel Rodríguez. Y si no me equivoco sacaron un representante.
-No. No sacaron nada. Metieron un representante en el nuevo Ejecutivo de OFI – sin ser electo- como insignia de la Confederación Litoral Norte. Se trata del Dr. Jorge López Hatchondo, que sigue lo más pancho, a pesar de haberse retirado de un Congreso, de abandonar su cargo y todavía arriba salir a impugnar el acto eleccionario en Maldonado. ¿Lo sabía?
-Sí, es cierto. Aunque hubo una reclamación por el acto electoral…
-Sí. La Corte Electoral ya avisó que no tiene competencia y sucederá lo mismo con el MEC. Ya que la ventaja en votos es muy grande como para darle el brazo a torcer al ex presidente de OFI, que perdió por paliza. Eso es lo que va a suceder en las próximas horas. ¿Está enterado?
-Ah, sí… Entonces, lo que se dio fue una continuidad hacia el órgano fiscal y hubo un cambio importante porque ya tomamos contacto con el nuevo presidente de OFI, donde fuimos muy bien recibidos. Aunque siempre fuimos bien recibidos cuando planteamos las cosas.
-¿Cuál es el drama?
-El problema de OFI -como todas las grandes organizaciones- con respecto a la cuestión administrativa y financiera, es que uno plantea las cosas y algunas las aceptan y otras las van dejando para después, y a veces se demora…
-¿Por ejemplo, en qué se han demorado en aplicar y cambiar en la OFI?
-Hace tiempo que tenemos planteado que la función de finanza -en situación de caja- esté separada de la gestión tanto de la oficina de pases como de la contaduría. Y es un tema que le han ido dando largo porque de repente, falta un funcionario para eso y eso implica un costo adicional o de repente no están los muebles o no están los equipos adecuados para eso, entonces, se van demorando.
“Nosotros habíamos solicitado -y esto fue aprobado- de que no se podrá entregar más de 5 mil pesos para gastos y la rendición de cuentas tiene que ser a los 10 días. Dijeron: que si. Después, en la realidad se demoran igual”
-¿Por qué hay que cambiarlo ese sistema?
-Por un tema de control interno. En todas las organizaciones es adecuado que la función de contabilidad y la función de facturación, la función de gestión, estén separadas de la situación financiera. Porque fíjese una cosa. Yo te puedo facturar y cobrarlo yo mismo, ¿y cómo controlo yo?. Si el que maneja la plata es el mismo que factura. Nosotros hemos revisado las cosas y no hemos encontrado problemas, pero, no deben de facilitarse esas situaciones, al contrario, deben de evitarse ese tipo de cosas. Hace mucho tiempo que venimos pidiendo, y por eso te digo: que hemos tenido buena receptividad del nuevo Ejecutivo, porque parece que sintoniza con los planteos que hemos venido pidiendo desde hace mucho tiempo.
-¿Qué es lo peor en OFI, a cambiar ya mismo?
-Hay un defecto viejo en la OFI, que los directivos, de repente hacen retiros para gastos a realizar -esto pasa en muchas instituciones- y después se demoran en hacer las rendiciones de cuentas. Y vos te quedás con las manos atadas para controlar. Nosotros hemos apretado mucho por el Balance para que se pongan al día. Actualmente el presidente y el vicepresidente tienen un sistema de viático por kilómetro, entonces, retira y después al tiempo hace la rendición de cuentas. Nosotros habíamos solicitado -y esto fue aprobado- de que no se podrá entregar más de 5 mil pesos para gastos y la rendición de cuentas tiene que ser a los 10 días. Dijeron. que si. Después, en la realidad se demoran igual.
“Reitero, que nosotros hemos planteado muchas veces modificaciones administrativas y terminan siendo dejadas de lado porque no las hacen por esto y por aquello… Entonces… ¡que lo diga uno de afuera!”.
-¿Estamos hablando del anterior gobierno o del actual en OFI?
-Del anterior. Y entonces, los de hoy están más predispuestos a colaborar. Otra de las cosas que hemos planteado y es bastante complicada es cuando hay actividades extraordinarias, como Congresos, los viajes al exterior, etc. que implican gastos de cierta importancia. En los casos de viajes hemos pedido que se hagan una estimativo de gastos y con la explicación de los objetivos, Pero está muy difícil de levantar porque se han llevado la plata y después tenemos que ir mirando qué fue lo que hicieron y tenemos esos rozamientos por esto y por aquello…
-Se crea la suspicacia. ¿No?
-Así es. Y queremos evitar la suspicacia.
-Lo que preocupa más es el día que ustedes no estén más en OFI para controlar. ¿Qué va a pasar?
-Eso, el otro día lo estuvimos conversando…
-Porque la función no es para cualquiera, hay que estar ducho.
-Ah, si. Porque lo que pasaba antes, lo único que hacía la Comisión Fiscal era mirar los números del Balance, firmar un comunicado que no tenía ningún contenido. Ahora, como que le miramos todo.
-¿Qué fue lo que más le llamó la atención del funcionamiento de la OFI?
-A mí lo que me llama la atención -siempre me llamó la atención- es lo democrática que es (OFI). Porque el poder está dividido en cincuenta pedazos y además, quienes van son dirigentes de ligas o clubes que se entregan. También es cierto que hay ciertas disputas y hay resquemores, recriminaciones. Sin ser estas, en las otras elecciones hubo mucha recriminación, porque son las cosas de poder que a veces se plantean.
-¿La auditoría interna de la que se habló ya está en marcha en la OFI?
-Lo que nosotros planteamos es que se haga una auditoría externa. No contable ni para examinar eventuales procedimientos equivocados, si no para que se haga una evaluación cómo funciona administrativamente (OFI). Reitero, que nosotros hemos planteado muchas veces modificaciones administrativas y terminan siendo dejadas de lado porque no las hacen por esto y por aquello… Entonces… ¡que lo diga uno de afuera!.