Inicio » El juez Castillo de OFI mostró al mundo del fútbol, lo que vivimos denunciando en Diario Uruguay
La OFI Todo Deportes

El juez Castillo de OFI mostró al mundo del fútbol, lo que vivimos denunciando en Diario Uruguay

ARCHIVOCES DE OFI. Desde Redacción digital de Diario Uruguay/OPINA /Eduardo Mérica 

El 11 de octubre de 2020, será la jornada que recordaremos como la semifinal de vuelta de la Copa OFI, jugada entre las Selecciones de Salto y Cerro Largo en el estadio Ernesto Dickinson, y que ha dejado registrado una serie de irregularidades jamás vista en una cancha de fútbol. Esta vez fue televisado el partido para todo el planeta, y dejó muestras muy claras de la mediocridad, incapacidad y falta de autoridad que hoy padece el gobierno de la OFI, y que vivimos denunciando hace 20 años en Diario Uruguay.


Este domingo y en pocos minutos casi todo el mundo vio el protagonismo que tuvo el árbitro central, sus colaboradores, el veedor del partido y para rematar la actitud en la pantalla grande de un integrante del Colegio de Arbitros de la Organización del Fútbol del Interior, mostrando desde su celular la polémica jugada -a un entrenador y jugadores de uno de los equipos- y que provocara un final escandaloso para un espectáculo encima sin público, producto del protocolo sanitario vigente por la pandemia en Uruguay.

Las imágenes son implacables y contundentes y ya de dominio público, lo que aplasta como nunca la función arbitral. La postura del árbitro de Salto y Cerro Largo deja reflexiones muy profundas y de inminentes charlas con entendidos en esta materia. Mientras miramos lo que sucedía en el Ernesto Dickinson salteño,  recordamos lo que nos dijo alguna vez el árbitro internacional uruguayo Héctor Bonora:

“En todo pleito, litis, contienda o juego donde existen normas, debe existir una figura que vele por su cumplimiento y que garantice la pureza de las acciones y que los participantes actúen dentro de los límites de la ética y la moral.
En el fútbol la figura del juez se denomina “árbitro” y es quien vela por la correcta aplicación de las normas, para que se puedan desarrollar las acciones en un marco de respeto mutuo que garantice el espectáculo.
En estos casos, por su agilidad, no existen segundas instancias y las decisiones de los árbitros son “cosa juzgada”, o sea, decisiones que ponen fin a una disputa.


Se ha cuestionado la labor de los árbitros, especialmente en el fútbol, poniendo en duda la veracidad de sus decisiones sin considerar que con ello se está exponiendo todo el espectáculo al fracaso y al final, los más afectados serían todos los participantes.
Hay dos tipos de decisiones arbitrales, incumplimientos de una regla por parte de los jugadores, se les llama “fallos de apreciación”, porque son decisiones arbitrales firmes, inapelables y de cobro inmediato; son “sentencias” que dicta un árbitro con base en su criterio y lo que aprecia en la jugada. Otro tipo de fallos son aquellos en que el árbitro interpreta erróneamente una norma, estos errores sí están sujetos de ser cuestionados posteriormente mediante recursos.
Si en el arbitraje existiera segunda instancia se podría reparar una decisión incorrecta, pero dado que es imposible, las decisiones arbitrales deben ser de respeto por los participantes e inapelables.
Cuando se pone en duda la figura del árbitro, se está cuestionando todo un sistema legal y ello podría traer consecuencias muy serias para todos”.

 

GOL NO ES GOL

El árbitro Eduardo Castillo designado por el Colegio Arbitros de la Organización del Fútbol del Interior, concedió 11 minutos más allá de los 90 reglamentarios, llegando a jugarse casi 130 minutos. Una barbaridad. Máxime cuando los salteños ya festejaban su entrada a la final, y en un último ataque al arco de los melenses llegaría el empate 2 – 2, y allí mismo se pudo observar que el gol lo dio válido para Cerro Largo; aunque enseguida lo anuló y lo volvió a convalidar. Asumiendo Castillo -por tv- un rol pasivo que se mantuvo hasta que apareciera la verdadera policía para escoltarlo hasta los vestuarios, a pesar de que el partido se jugó sin público. Aquí queda otra conclusión: ¿en un partido Semifinal de alto riesgo, se puede brindar seguridad con guardias privados y sin policías?

VEEDOR E INSTRUCTOR PARA LA TV

Lo más cómico -por no querer utilizar un término más fuerte- fue ver que un miembro del Colegio de Arbitros de la propia OFI, recostado contra el alambrado y del lado de adentro le mostraba la jugada polémica al entrenador salteño Jorge Noboa, incluso, a algunos jugadores de la selección de Salto, opinando y comentando “la jugada” como un hincha más; que no lo es, porque se trata del salteño Federico “Palito” Margall”, hombre que debe representar a la OFI, en todas las instancias y con una neutralidad a prueba de balas, y no como lo hizo ante las cámaras de televisión.

El discutido juez Castillo también tuvo la gentileza de alguien que le alcanzó un celular para ver otra vez la jugada y así cambiar su decisión sobre el gol dado, lo que llevó a que jugadores de ambos equipos se le fueran encima. Allí los árbitros tras el paso de los minutos terminarían abandonando la cancha con destino al vestuario, donde decretarían como lo dice el formulario:“EL ENCUENTRO FUE SUSPENDIDO POR NO ENCONTRAR GARANTÍAS DE LOS ACTORES DEL ENCUENTRO, DADO LOSA ACONTECIMIENTOS DENTRO DEL CAMPO DE JUEGO, SOBRE MI DECISIÓN, NO HABÍA UN CLIMA ENTRE ELLOS PARA CONTINUAR EL NORMAL DESARROLLO DEL ENCUENTRO, SE AMPLIARÁ EN EL INFORME LLOS HECHOS ACAHESIDOS”.

Lo otro que muestra la falta de idea de lo qué es saber representar a la OFI, la dio el propio Veedor del partido, el tacuaremboense González, que prefirió salir unas cuantas veces por televisión para informar a la prensa lo que debe él informar primero al propio Ejecutivo -que integra- de la Organización del Fútbol del Interior. Por los años que tenemos detrás de la pelota de OFI, podemos adelantarles que hay mucha gente del fútbol del interior herida y con verguenza por lo que hoy se mostró al mundo. Nadie puede borrar las pruebas. Como no saber el resultado final del partido y qué va a suceder en la definición de esta semifinal. Ante esto, DIARIO URUGUAY por estas horas intentó comunicarse con el presidente de la OFI, y no hemos podido tomar contacto con Mario Cheppi, porque se nos ha dicho que tiene ocupada la línea telefónica porque está en comunicación directa con el Consejo Técnico Sector Arbitrajes de la OFI, que le cabe la más grande responsabilidad de este bochorno televisivo. Veremos qué resoluciones tomará OFI en las próximas horas, ya que hemos sondeado el interior, y este es el comentario que rescatamos antes de subir nuestra opinión:

“La verdad están designando, para devolver el favor que les hicieron el año pasado a los dirigentes de OFI y al Consejo Técnico”

“Personalidad. Nunca la tuvo el árbitro. Debió ser el 4to árbitro, Andrés Castro, el juez del partido entre Salto y Cerro Largo”

“Lo que pasa que en OFI no designaron a Andrés Castro, porque es del palo de Walter Brajús”.

“Tenemos lo que nos merecemos: de las políticas baratas en OFI en el tema arbitral; hay que fomentar el amiguismo, el servilismo y alcahueterismo y no la competencia, capacitación, exigencias de crecimiento en la actividad referil, tanto en lo individual como en lo colectivo y profesionalizarla en base a la jerarquización de las competencias. Es lo que eligió este Ejecutivo cuando violó el propio reglamento de OFI, para quebrar un proyecto serio de trabajo para la actividad referil en el Fútbol del Interior”.