Inicio » Un tribunal de Brasil autoriza el aborto para una niña de 10 años violada por su tío y los médicos se niegan
AHORA

Un tribunal de Brasil autoriza el aborto para una niña de 10 años violada por su tío y los médicos se niegan

Tenía 6 años cuando su tío empezó a abusar sexualmente de ella y la amenazó de muerte para que no se lo dijera a nadie. Ahora, con 10 años, quedó embarazada como resultado de una de las violaciones, y decidió hablar para evitar ese parto.

Se trata de una niña de São MateusBrasil. Vive con sus abuelos porque su padre está en prisión y su madre la abandonó. Pero mientras los abuelos trabajaban, el tío abusaba de ella.

La menor fue al hospital el pasado 7 de agosto acompañada de su tía para informar sobre fuertes dolores abdominales y su posible gestación.

“Es increíble como hay gente en Brasil que cree realmente que un aborto es peor que una violación» —Paula Viana, activista en Curumim

Después de confirmar que tenía tres meses de embarazo, contó los abusos que sufría por parte del tío. Así logró el respaldo judicial para abortar el pasado domingo. En Brasil, el aborto sólo se permite en casos de violación, feto con anencefalia o cuando la vida de la niña o mujer corre peligro.

Sin embargo, debido al hostigamiento de grupos conservadores y de que el hospital se negara a practicar el aborto, la menor tuvo que trasladarse hasta Recife, a 300 kilómetros de su localidad, para poder continuar con la interrupción del embarazo.

El juez ha decretado prisión preventiva para el tío de la víctima, un ex preso, que fue arrestado la madrugada del martes 18.

 

 

EL GOBIERNO DE BRASIL LAMENTA EL ABORTO

A pesar del delito de violación y de la edad de la menor, el gobierno de Jair Bolsonaro lamentó la autorización del aborto.

Damares Alves, ministra de mujer, familia y derechos humanos y pastora evangelista, alegó en Facebook que el embarazo había llegado a las 22 semanas —límite para abortar— y que la vida de la niña corría riesgo.

Activistas criticaron la postura de la ministra, por que con 10 años un cuerpo no está preparado para un parto. Y, en este caso, hubiera sido fruto de un crimen.

Sectores de la iglesia tomaron la misma actitud que Alves y condenaron la interrupción del embarazo, mientras que manifestantes intentaron invadir el centro médico gritando “asesinos” al personal que la practicaría.

Ante esta situación, la antropóloga, columnista y profesora de derecho en la Universidad de Brasilia, Debora Diniz, reprobó que el aborto de la niña se hubiera convertido en un espectáculo político en Brasil. Estos casos no deberían llegar a autoridades judiciales ni ser mediáticos, ya que están amparados por la ley.

Diniz dijo que la ministra debería haber protegido a la niña, su salud e intimidad. También señaló que el aborto debería ser “una cuestión de salud pública”, y denunció que su criminalización representa “una violación de los derechos” de niñas y mujeres.

 

INTERNET SE VUELCA CON LA NIÑA

Con el hashtag #gravidezaos10mata (un embarazo a los 10 mata), el caso recibió apoyo multitudinario en redes sociales.

Una petición creada en change.org por Coletiva Sangra consiguió más de 600 mil firmas para demandar a autoridades y médicos en Brasil que permitieran el aborto de la niña.

EL ABORTO, UN DERECHO UNIVERSAL

Naciones Unidas y profesionales médicos en todo el mundo están de acuerdo en que el aborto debería despenalizarse a nivel universal para que niñas y mujeres puedan acceder a este derecho humano y a una salud digna.

En Brasil, de momento, la realidad es distinta y el aborto es un delito con pocas excepciones. Y a pesar de que cada cuatro horas niñas menores de 13 años son violadas —generalmente por un familiar—, todavía hay quienes se niegan a que las víctimas puedan acceder a una interrupción voluntaria del embarazo.

 

 

“Se estima que 225 millones de mujeres en todo el mundo carecen de acceso a la anticoncepción moderna, lo que a menudo lleva a embarazos no deseados. Para las niñas, los problemas derivados del embarazo y del parto son algunas de las causas más comunes de muerte en los países en desarrollo, y las menores de 15 años corren cinco veces más riesgo” —Naciones Unidas

 

 

Fuente: playground.media