Inicio » Denuncian que un médico se aprovechó de la pandemia con “super pruebas Covid”, cobrando más de $480 dólares
AHORA Destacada

Denuncian que un médico se aprovechó de la pandemia con “super pruebas Covid”, cobrando más de $480 dólares

Estamos seguros de que las pruebas que realizamos para identificar el nuevo coronavirus son apropiadas y, de hecho, cumplen mejor con el estándar de atención apropiado”, dijo al medio mencionado. Agregó que, “lo más significativo es que aquí no hay fraude o malversación, y estamos totalmente comprometidos a ser transparentes con usted y las decenas de miles de pacientes que hemos examinado y atendido durante esta pandemia “.

Se estima que 60,000 personas se sometieron a pruebas administradas por Murphy.

No es el único caso de abuso en el cobro de servicios médicos.

Denuncian que un médico se aprovechó de la pandemia con “super pruebas Covid” y llamadas telefónicas de seguimiento por las que cobró más $480 dólares

Una familia de Nueva York se sorprendió cuando llegó la factura de sus cuatro pruebas de COVID-19, por un total de casi $7,000 dólares. La familia afirma que se les hizo desde el auto, en el estacionamiento de su estación de tren local.

Fue uno de los varios sitios de prueba establecidos por un médico que contó con el respaldo total de las autoridades de la ciudad.

La madre, Rebecca Sussman, explicó a Inside Edition que incluso hubo un cargo de $ 480 dólares por la llamada telefónica para informarles de los resultados de las pruebas.

El médico, Steven Murphy, aparentemente ordenó una prueba para “una docena de enfermedades respiratorias”, informó The New York Times.

“Vinimos creyendo que pasaría una cosa y nos cobraron por algo completamente diferente”, dijo Sussman.

Afortunadamente, la compañía de seguros de la familia pagó casi toda la factura y la pareja no tuvo que pagar ningún gasto en metálico.

En un comunicado, Murphy dijo que no se ha facturado a ningún paciente por los servicios y defendió sus métodos de facturación.

Una paciente con coronavirus, que estaba intubada, empeoraba rápidamente cuando los médicos decidieron trasladarla en helicóptero a un hospital con mejores recursos para la atención crítica.

“Es un caso de vida o muerte”, recuerda que le dijeron los doctores a la familia de la mujer de 60 años el pasado abril. “Tenemos que transferirla ahora”.

La paciente fue trasladada en helicóptero desde un hospital de Filadelfia a otro a 20 millas de distancia. Pasó seis semanas en el nuevo hospital y sobrevivió. Cuando ya estaba en casa recuperándose, le llegó una factura. La compañía de ambulancia aérea le informaba de debía $52,112 dólares por el viaje.

El año pasado, el Congreso desestimó el intento de aprobar proyectos de ley que evitarían “facturas sorpresa” como esta, y los pacientes con coronavirus están pagando el precio ahora. Las facturas enviadas a The New York Times muestran que los pacientes a menudo enfrentan cargos sorpresa de médicos, ambulancias y laboratorios médicos fuera de la red, pero que ellos no eligieron o ni siquiera se dieron cuenta de que estaban involucrados en su tratamiento o atención.

El plan para prohibir este tipo de proyectos de ley fue popular y bipartidista, y fue respaldado por la Casa Blanca. Se vino abajo en la undécima hora, después de que firmas de capital privado de los proveedores médicos que emiten estas facturas sorpresa, invirtieron millones en anuncios que se oponían al plan. Los presidentes de los comités discutieron sobre cuestiones jurisdiccionales y pospusieron el tema. Entonces la pandemia golpeó y todo se paralizó.

La paciente de Pensilvania no tenía forma de saber que su helicóptero, que la transportaba entre dos hospitales de la red, no tenía contrato con su plan de seguro médico. Tampoco podría haber sabido que el servicio de ambulancia aérea, propiedad de una firma de capital privado, enfrenta múltiples demandas por sus tácticas de facturación.

Su plan de salud, Independence Blue Cross, inicialmente dijo que pagaría $ 7,539 dólares de la factura, según los documentos de facturación revisados ​​por The Times, pero luego rescindió toda iniciativa de pagar ese dinero. La paciente, confinada en casa debido a los persistentes síntomas del coronavirus, mantiene la factura por la cantidad total.

“Fue intubada y conectada a un ventilador cuando sus proveedores sintieron que era necesario que la transfirieran”, dijo Leslie Pierce, jefa de división del Departamento de Seguros de Pensilvania, quien manejó la queja que la paciente presentó a la agencia. “Ella no tuvo ninguna decisión en el proceso de selección”.

El New York Times está pidiendo a aquellos ciudadanos que consideren que han recibido una factura elevada la envíen para analizarla y contribuir así a la investigación y denuncia de posible abuso médico.

 

 

Fuente: La Opinión