Inicio » Bolsonaro felicitó: «valientes guerreros», a los policías que dejaron 25 muertos en un operativo en Río de Janeiro
AHORA Destacada

Bolsonaro felicitó: «valientes guerreros», a los policías que dejaron 25 muertos en un operativo en Río de Janeiro

Una gran masacre en Río de Janeiro, ocurrida este miércoles en la favela Vila Cruzeiro, del complejo carioca Penha, dejó un tendal de muertos y heridos. 25 personas, en su mayoría jóvenes y adolescentes, fallecieron bajo las ráfagas de ametralladoras disparadas a mansalva, por el Batallón de Operaciones Especiales (BOPE). La acción comenzó por vuelta de las 3,30 de la madrugada y el tiroteo constante duró lo suficiente como para suspender las clases en las escuelas de la comunidad.

 

 

 

Lo cierto es que la operación, planificada en conjunto con la Policía Federal Caminera, para detener una banda de narcotraficantes, resultó en la segunda operación más cruenta de la historia de la capital fluminense. Pero el presidente Jair Bolsonaro, sin mencionar los trágicos resultados,  no vaciló en felicitar a “los valientes guerreros del BOPE, que en una confrontación por lo menos neutralizaron 20 marginales, ligados al tráfico”. Y criticó a la prensa que “demoniza a aquellos que arriesgan sus vidas por nosotros”. En su ideología, se imponía “el uso de la fuerza” sin importar la pérdidas de vida de vecinos inocentes; después de todo, apenas entran en la categoría de “daños colaterales”.

 

 

En el Supremo Tribunal Federal, la acción policial que terminó con semejante cantidad de víctimas preocupó y “mucho”. El ministro Edson Fachin, miembro de la Corte, se comunicó inmediatamente con el fiscal general de Río. Y le expresó su “alarma” por la cantidad de brasileños inmolados por las fuerzas especiales. La justicia del estado fluminense ya inició una investigación para dilucidar “las violaciones de derechos humanos cometidas durante esa operación”. También tomó el caso el Ministerio Público Federal.

Frente a esas decisiones judiciales, el secretario de la corporación, coronel Luiz Henrique Marinho , salió a buscar una defensa de su batallón: “Hace unos meses habíamos reparado movimientos de facciones del tráfico que migraban hacia Río de Janeiro”, declaró en conferencia de prensa. Y añadió que ese fenómeno ocurrió luego que el STF suspendiera temporariamente, durante la pandemia, acciones policiales en las favelas. De acuerdo con el funcionario, esa fue la causa por la que estos delincuentes se escondieron en nuestras comunidades“.

Los agentes que participaron de esa maniobra dijeron, a la prensa, que el objetivo no era otro que “detener a líderes del Comando Vermelho”, una de las cuadrillas más extendidas del país. Precisaron, también, que en Vila Cruzeiro estaban escondidos mafiosos de varios estados provinciales. Calcularon, inclusive, que allí se habían refugiado medio centenar de estos delincuentes, y que además pensaban mudarse hacia la zona sur carioca, donde se encuentra la favela Rocinha. Los del BOPE argumentaron que la balacera se generó “ante la agresión” de las bandas que comenzaron a disparar desde un área selvática. Con todo, sólo un policía resultó herido con esquirlas de un proyectil.

El núcleo de derechos humanos de la defensoría pública de Río se dirigió a la favela para tomar los testimonios ofrecidos por los vecinos. En el documento que elaboró el organismo: “Los vecinos nos pedían socorro, mientras relataban la desesperación, la angustia y el pánico generalizado”. De allí algunas de sus conclusiones: “Se sospecha que se trata de una masacre”, especialmente por la “alta letalidad”. Advirtieron también que “la eventual participación de las víctimas en estas bandas criminales no autoriza la ejecución de homicidios por agentes del Estado”

 

Fuente: eldiario ar