Inicio » Uruguay recordó la batalla de Sarandí
AHORA

Uruguay recordó la batalla de Sarandí

El ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, cerró la oratoria en representación del Poder Ejecutivo. También hicieron uso de la palabra, el secretario general de la Intendencia de Florida, Álvaro Riva, y el alcalde de Sarandí Grande, Roger Morán. Asistieron, además, la intendenta de Florida, Andrea Brugman, y autoridades de los Gobiernos nacional y departamental.
En el contexto de la Cruzada Libertadora, la batalla de Sarandí implicó el enfrentamiento entre tropas del Imperio del Brasil y las milicias independentistas orientales, que salieron victoriosas el 12 de octubre de 1825.

En su oratoria, Paganini destacó el profundo compromiso de los uruguayos y cómo el uso de la libertad responsable logró encauzar a Uruguay en una nueva normalidad para hacer frente a la pandemia con muy buenos resultados.
En el acto, realizado en la plaza Gallinal de Sarandí Grande, en Florida, participaron el presidente Luis Lacalle Pou y la vicepresidenta Beatriz Argimón.
Recordó la importancia del triunfo de la batalla de Sarandí en el camino a la independencia uruguaya. “Aquel 12 de octubre no existió el miedo al cambio”, expresó.
El ministro manifestó que una nación se construye en base a su memoria y a la reproducción de tradiciones que brindan un sentido muy particular de identidad y cultura. “Los orientales tenemos muy integrada la rebeldía de la Cruzada Libertadora y sabemos trabajar en equipo cuando la necesidad toca a la puerta, como ahora”, indicó.
Añadió que Uruguay tiene grandes emprendedores y que se debe trabajar como nación para crecer y desarrollarse sin perder la identidad, aprovechando las oportunidades. “De ese legado de nuestros fundadores es que tenemos que rescatar la capacidad de asumir riesgos y de cambiar para lograr mejores resultados”, señaló.
“En este momento tan particular en el mundo, todos nos reconocen por cómo hemos gestionado una situación compleja con éxito y eso nos abre muchas oportunidades y tenemos que aprovecharlo”, sostuvo.
En ese sentido, es fundamental, según Paganini, ser capaces de producir para el mundo sin resistencias al cambio, superando obstáculos, innovando, aplicando tecnología y adecuando las formas de trabajo a los tiempos que corren, lo que implica sacrificar algunas seguridades para lograr el desarrollo. “Debemos lograr un Estado que sea siempre impulsor y que no ponga obstáculos al desarrollo, y en esa dirección vamos”, reflexionó.
Al finalizar el acto, el presidente y la vicepresidenta de la República colocaron una ofrenda floral al pie del monumento a la batalla de Sarandí, ubicado en la plaza Gallinal.