Diario Uruguay
Ramón Mérica

La fundación de algunos pueblos del Uruguay: Santo Domingo de Soriano

VEREDAS CAMINADAS POR RAMÓN MÉRICA para DIARIO URUGUAY.

 

FUNDACIÓN DE ALGUNOS PUEBLOS DE URUGUAY.
Las fechas de su nacimiento
Quiénes los fundaron
Los planteles de habitantes

 

Don Clemente L. Fregeiro, historiador mercedario, se respaldó en afirmaciones de Azara para sostener que Mercedes había sido fundada en 1791. Isidoro de María afirmaba la fundación en el año 1788.

 

Como ya es sabido: la población más antigua de Uruguay, es Santo Domingo de Soriano, cuyo origen se remonta al año 1624, siendo sus fundadores los franciscanos misioneros Guzmán, Villavicencio y Aldao, con indios chanás y yaros.

Años después en 1680, los portugueses fundan la Colonia del Sacramento, al mando de don Manuel de Lobo, con 800 soldados  y varias familias.

Luego le tocaría el turno a Montevideo, en 1726, por don Bruno Mauricio de Zabala.

Maldonado debe su fundación también a Zabala, seis años más tarde (1732), con varias familias llevadas por Zeballos. San Carlos, población muy próxima a Maldonado, se fundó en 1763, con el nombre de Maldonado Chico, con familias llevadass por el ya nombrado Zeballos.

Paysandú debe su fundación a don Juan José de Soto, quien, en el año 1772, llevó procedente de Las Misiones, el número exacto de doce familias.

La primer población que tuvo el departamento de Canelones, fue El Talita, fundado en 1774, por un cura llamado Juan Miguel Laguna, sobre el Canelones con 17 familias asturianas; con traslado más adelante al paraje en donde se levanta la ciudad, por el teniente de dragones don Eusebio Vidal que denominó la población con el nombre de Guadalupe, conjuntamente con el  piloto don Bernardo Tafox, en campos de doña Carlota Conget.

Santa Lucía fue fundada por el mismo don Eusebio Vidal en 1781, con trece familias gallegas, en campos de nuestro  compatriota don Bartolomé Mitre, padre del general argentino del mismo nombre.

En 1726, el capitán de corazas don Pedro Millán, por orden del Virrey del Río de la Plata don José Joaquín del Pino,  repartió entre los primeros pobladores de la ciudad de San Felipe y Santiago, 22 suertes de campo a ambas márgenes del Arroypo de Pando, pero la verdadera fundación del pueblo data de 1781, por un señor de apellido Menéses, el que trasladaría hasta allí, nueve familias asturianas.

San José data de 1783, con cincuenta y dos familias gallegas llevadas por el ya nombrado don Eusebio Vidal.

Minas, capital del departamento de Lavalleja, debe su origen a don Rafael Pérez del Puerto, que la fundó en 1783 con  cuarenta familias españolas.

Florida
surgió a la vida en 1805, bajo el nombre de Nuestra Señora de Luján del Pintado, para cambiárselo en 1809, por el de San Fernando de la Florida, como un homenaje al conde de Florida Blanca, destacado político español y signatario por la  Corona de España en el tratado de límites con Poertugal.

 

MERCEDES (SORIANO).
FUNDACIÓN. ANIVERSARIO (200).
FERIADO.
Declaración.

PROYECTO DE LEY
Artículo 1º – Declárase feriado para el departamento de Soriano el 24 de setiembre de 1988, día del Bicentenario de la fundación de su capital, la ciudad de Mercedes.

Art. 2º – Autorízase a los funcionarios públicos de, los demás departamentos de la República nacidos en Soriano, que deseen trasladarse a los actos conmemorativos del Bicentenario de Mercedes una licencia por los días 23, 24 y 25 de setiembre de 1988.

Art. 3º – La Dirección de Loterías y Quinielas realizará, entre los meses de abril y julio de 1988, un sorteo Especial de Lotería. El premio mayor de este Sorteo Especial, que se denominará “Bicentenario de Mercedes, ciudad de las flores”, será de cien millones de nuevos pesos (N$ 100:000.000). Su producido líquido será destinado a obras de remodelación en el Hospital Regional Sur “Doctor Zoilo A. Chelle”, el Hogar de Ancianos “Ricardo J. Braceras”’ y las dependencias del Consejo del Niño con asiento en la ciudad de Mercedes, de la manera que el Poder Ejecutivo reglamentará.

Art. 4º – Créase el Fondo “Plan de Obras Extraordinarias para la ciudad de Mercedes” con motivo de su Bicentenario. Este Fondo será de NS 250:000.000 (doscientos cincuenta millones de nuevos pesos) con cargo a Rentas Generales y se financiará en la Rendición de Cuentas que se sancione en 1988. El Plan será elaborado por una Comisión Especial integrada por un representante del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, la Intendencia Municipal de Soriano y el Comité Ejecutivo del Bicentenario de Mercedes.

Art. 5º- Comuníquese, etc.
Luis Bernardo Pozzolo. Senador.

 

En 1891, al proyectarse conmemorar el primer centenario de la fundación de Mercedes, se desató entre dos ilustres personalidades una polémica de inusitada violencia.

 

EXPOSICION DE MOTIVOS

La ciudad de Mercedes se apresta. a celebrar en setiembre de 1988 el Bicentenario de su fundación.

El hecho es histórico y socialmente trascendente y desborda los límites de aquella ciudad y su departamento, para constituirse en un episodio de innegable repercusión nacional.

En ese entendido y con la necesaria antelación ea que, respondiendo a la iniciativa que lanzara el Centro Histórico y Geográfico de Soriano, se ha constituido un gran Comité Ejecutivo y siete comisiones asesoras.

Las celebraciones han de abarcar todo el año 1988, a través de un vasto programa ya estructurado en trazos generales, que tendrá su epicentro en lo que se ha dado en llamar el MES DE MERCEDES, esto es, SETIEMBRE, por ser el que coincide con la Dedicación del Templo Fundacional levantado por el presbítero Manuel Antonio de Castro y Careaga a la Virgen Nuestra Señora de las Mercedes.

Cuando empiece a alumbrar el año 1988 los mercedarios iniciarán esos festejos. El 19 de enero, a las 21 horas, en el jardín exterior le la Catedral, junto a la histórica piedra de asperón que sirvió de primer cimiento a la CL pilla Nueva del presbítero Manuel Antonio de Castro y Careaga, se procederá a encender la llama votiva que arderá todo el año. Desde las escalinatas del templo un coro de 200 niños irrumpirá en canciones, estallarán sirenas y se echarán a vuelo las campanas de todos los templos. Después, las calles se convertirán en ríos de júbilo popular.

 

Ninguno de los dos convenció a nadie, y el centenario fue celebrado solamente por los partidarios de la opinión de Fregeiro, 1791, única posibilidad a esa altura; desde que habían corrido ya tres años del momento en qué se afirmaba la tesis de de María.

Vendrán después celebraciones, el “Día de los Niños» se iniciará una temporada teatral y de conciertos, el deporte en sus variadas disciplinas se manifestará en competencias nacionales e internacionales, el “Carnaval del Bicentenario” promoverá explosiones jubilosas, se reeditará la “Fiesta del Trabajo y la Alegría” con muestras artesanales, industriales, artísticas, etc.; y el 24 de setiembre, epicentro del fasto lugareño, se procederá a sellar definitivamente una CAPSULA DEL TIEMPO. Será ésta un pequeño monumento de concreto en cuyo interior será depositado un cofre ovoide conteniendo diversos elementos que perduren el Bicentenario de la ciudad. Será abierto por la generación de mercedarios del año 2088, cuando se festeje el tricentenario, y contendrá, expresado de las más variadas formas, la presencia y el mensaje de quienes hoy respiran el orgullo de haber nacido en una tierra tan hermosa y. tan pródiga en hechos trascedentes para la vida nacional.

En 1781 llega a Villa de Soriano un joven e ilustrado sacerdote, que acaba de ordenarse en Buenos Aires, al cabo de diez años de estudios, en el Convento de San Francisco. Se trata de Manuel Antonio de Castro y Careaga; tiene apenas 27 años de edad y dos meses de sacerdocio. El panorama que le recibe es paupérrimo: los vecinos, muy pobres, se alojan en míseras viviendas con paredes de palo a pique y techumbres pajizas. La iglesia, que ostenta la categoría de parroquia, ofrece empero un aspecto desolador: es -dice- “un desvencijado rancho que sirviera de albergue a los antiguos pobladores”.

A poco de instalarse dice Castro y Careaga que la ubicación del pueblo es la causa primaria de su pobreza “El paraje donde se halla situada la población –escribirá- es territorio incómodo, cercado de bañados y pantanos, que lo más del año es intransitable, próximo a que alguna invasión del río haga una total ruina, como en efecto se experimenta que muchas crecientes inundan las calles sin tener territorio para que con formalidad se forme el pueblo, sin poder sembrar semilla alguna…”. Y respecto a la iglesia:

“Que la iglesia de su curato es indecente para mantener por más tiempo colocada en ella el Santísimo Sacramento, por ser un rancho de paja que en otro tiempo sirvió de habitación a los antiguos pobladores de él, tan maltratado con la injuria de los tiempos y tan expuesto a las contingencias de un acaso, que no sirve sino de tenerle consternado, principalmente en los tiempos lluviosos y de tormenta…”

Antes de proseguir, para evitar la ociosa reiteración de citas, importa indicar que la mayor parte de la documentación histórica a que se hace referencia en esta exposición de motivos, está tomada del libro “Antes de 1810”, de la educacionista e historiadora mercedaria Elisa A. Menéndez; fallecida en Montevideo el 8 de mayo de 1953. Autora, además del citado “Antes de 1810”, del libro “Artigas Defensor de la Democracia Americana”, ejerció durante años la dirección de la Escuela “solar de Artigas”, en los aledaños de Asunción, Paraguay, y fue allí donde sé despertó su vocación de historiadora, que la llevó incluso a desentrañar datos hasta entonces desconocidos de la fundación de su cuna, Mercedes.

Retomando entonces el hilo de esta exposición, tenemos que a poco de llegar advierte el presbítero Castro y Cáreaga él desamparo del medio a que ha sido destinado, y concibe la idea de su traslado. Para ello se requería la anuencia del virrey y demás autoridades civiles y eclesiásticas residentes en Buenos Aires. Hasta ella viaja, a su costo, el presbitero Careaga, y expone su pedido de licencia. Ya ha recorrido la comarca y describe el sitio que ha elegido, primera pincelada del lugar donde ahora se celebrará el Bicentenario “Excelentísimo Señor: en cumplimiento del Superior Decreto de V.S… y habiendo enterado a los Vocales del Cabildo y a los vecinos más condecorados de su jurisdicción, todos juntos determinaron que se reconociere la costa del Río Negro para ver el paraje más conveniente. Y en efecto todos en
consorcio del cura fuimos a reconocer la nominada costa, y reconocida se eligió el paraje que llaman de los “Cerrillos”. Y a la verdad, Excelentísimo Señor: la situación es admirable, así por la vista hermosa la campaña y al río, próximas las maderas y paja para las casas, la piedra para los edificios cerca; el agua tan superior cual otra ninguna cuenta la Banda Oriental. Leña para el consumo mucha y buena; el puerto sin impedimento alguno libre de las imbasiones del río; las entradas y salidas sin obstáculos de bañados y pantanos; los terrenos para zementeras cercanos y buenos, y la ynmediación para todo vecindario son méritos para que hunánime eligieren el paraje…”.

 

Fue en Soriano donde Artigas mantuvo el romance más profundo de su vida y tuvo sus primeras descendencias.

Se inicia así un largo y azaroso expediente. Los vecinos son antiguos pobladores del lugar, se sienten arraigados a su “tierruca”, que con un comprensible sentimiento elemental llaman “querencia”.

Y el expediente se va llenando de firmas, escudos y sellos reales, y sobre todo de resistencias de los cabildantes y pobladores. Hasta que el virrey resuelve: “Vino este expediente en que consta el permiso concedido por el Excelentísimo Señor Virrey… para la construcción de la Capilla que intenta hacer a su costa con don M. A. de Castro y Careaga… con el fin de que sirva de ayuda a la Parroquia para la mejor y más pronta asistencia espiritual de la feligresia…”

El presbitero Careaga había pedido licencia para trasladar el pueblo; solo se le autorizaba a enclavar en el sitio elegido una Capilla auxiliar de la que estaba en Villa de Soriano.

Pero no desmayó, porque como él mismo había expuesto en su solicitud, confiaba que “mudándose ésta se mudarán ellos”.

Tenemos entonces que tras cuatro años de laboriosas idas y venidas (1784-1788) el 21 de mayo de 1788 se le aprueba la “licencia” en las condiciones comentadas.

Y de inmediato se inicia la construcción, que ha de dar lugar a nuevas oposiciones. El presbítero Careaga asume personalmente la tarea, lo que ha de motivar un oficio del Cabildo y vecinos de Santo Domingo de Soriano al Virrey, en el cual se quejan que “se pasa todo el tiempo en él Paso de la Calera atendiendo la construcción de la Capilla Nueva, en compañía de su Teniente Cura. En consecuencia, desatiende los deberes de su parroquia de V. Soriano, no teniendo quien administre los sacramentos y entierre a los muertos, habiendo pasado algunos dos y tres días sin enterrarlos, resolviendo al fin los interesados abrir sepultura y enterrarlos en los corredores de la iglesia.

 

El Primer Cuartel General de los libres y cuna del ejército oriental estuvo en Mercedes.

 

Ya en 1790, aprovechando la presencia del obispo de su curato, el presbítero Careaga resuelve inaugurar la Capilla Nueva. En el Libro número 1 de bautismos, al folio 314, ,que se conserva en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en el Carmelo, consta: “NOTA: en veintinueve de mayo de 1790 se celebró la Dedicación de la nueva Iglesia construida en las márgenes del famoso Río Negro, a expensas del Cura Rect. de aquel Curato don Manuel Antonio de Castro y Careaga cuio titular ,es Santo Domingo. En ese día pontificó el Itlmo. Sr. Don Manuel, de Azamor y Ramírez, dignísimo Obispo de este Obispado.

Habiendo bendecidola S.II. el día antes, predicó el primer día el señor Careaga, el segundo el Cura, Rector de la Carti. don Vicente Arroyo, el tercero mi ayudante, y el cuarto Fr. Josecito el del célebre Renegado en Tercio…”.

En 1891, al proyectarse conmemorar el primer centenario de la fundación de Mercedes, se desató entre dos ilustres personalidades una polémica de inusitada violencia.

Don Clemente L. Fregeiro, historiador mercedario, se respaldó en afirmaciones de Azara para sostener que Mercedes había sido fundada en 1791. Isidoro de María afirmaba la fundación en el año 1788.

Ninguno de los dos convenció a nadie, y el centenario fue celebrado solamente por los partidarios de la opinión de Fregeiro, 1791, única posibilidad a esa altura; desde que habían corrido ya tres años del momento en qué se afirmaba la tesis de de María.

Al comentar este episodio, Elisa Menéndez en su libro ya citado, se pregunta: ¿Llegarán a ponerse de acuerdo los historiadores cuando llegue el segundo centenario?
Con motivo de la remoción de los cimientos de la primitiva Capilla Nueva se extrajo, ya en este siglo, la piedra fundamental que había colocado el presbítero Careaga. Es un cubo de cuarenta centímetros de aristas, cortado perfectamente, es de asperón color rojizo y luce en el centro, totalmente legible, tallada esta fecha: 1788.

Y bien, en momentos en que alumbra el: segundo ¿centenario, los investigadores del pasado lugareño se han puesto de acuerdo en establecer que el 24 de setiembre de 1788 debe ser tomado como el día en que se fundó Mercedes.

La colocación de la piedra fundamental marca, indiscutiblemente, el momento en que se gesta una ciudad, porque mas allá de los avatares a que estuvo sometida la tarea tuvo continuidad. Lo dice la queja al virrey, cuando cabildantes y vecinos acusaban al presbítero Careaga de pasarse, “todo el tiempo en el Paso de la Calera atendiendo la construcción de la Capilla Nueva…”.

Y lo dice también otro oficio de fines, de 1789, en que se acusa al presbítero Careaga de “hurtar” prácticamente una campaña, para trasladarla de Santo Domingo a la Capilla Nueva. Y en cuanto al día concreto, obviamente jamás podrá precisarse. Por lo cual no hay ninguna fecha más indicativa, y más allá de toda consideración filosófica, que la del 24 de setiembre, porque ese es el día que el Santoral ,conmemora como el de Nuestra Señora de las Mercedes, patrona de la Capilla Nueva desde su inauguración el 29 de mayo de 1790.

Lo que, antecede expuesto a modo de boceto, justifica con creces la rápida sanción de una ley como la que se propone. Será ella también un homenaje a toda la tierra de Soriano, sede de las mas resonantes glorias de la patria. Fue allí donde se fundó la población más antigua de todo el territorio, Santo Domingo de Soriano. Tuvo la primera escuela pública y gratuita, embrión de la Universidad, fundada por el Cabildo. En sus praderas se multiplicaron las primeras vacadas cimarronas que introdujo Hernandarias, origen y base de la economía del país.

Fue en Soriano donde Artigas mantuvo el romance más profundo de su vida y tuvo sus primeras descendencias.

Bajo su cielo se alzó el Grito de Libertad, en campos de Asencio.

El Primer Cuartel General de los libres y cuna del ejército oriental estuvo en Mercedes.

Era vecino de Mercedes don Gaspar González, el farmacéutico generoso que volcó su farmacia en una carreta para organizar la primera “Cruz Roja” que aliviaría a los patriotas heridos. Desde Mercedes partió Artigas, tras su célebre proclama, hacia Las Piedras, el primer mojón triunfal de su epopeya.

Fue en el pueblo de Soriano, que al prenderse la primera chispa revolucionaria, don Tomás Xavier Gomensoro, su abnegado párroco, tuvo la emocionante inspiración de escribir en el Libro de Difuntos la partida de defunción de la Dominación Española. Y más tarde, serán arenas de Soriano, en la Agraciada, que acogerán la cruzada redentora de los Treinta y Tres.

Patria Chica ,de Pedro Blanes Viale y Federico Sáez, Mercedes, y con ella el departamento de que es capital, serán en 1988 expresión de laboriosidad y júbilo de un pueblo orgulloso de su pasado y seguro de su destino. El apoyo de los Poderes Públicos debe asociarse con todo calor a la celebración.

Montevideo. 26 de noviembre de 1987.
Luis Bernardo Pozzolo. Senador.

 

CAMARA DE SENADORES
Comisión de
Constitución y Legislación
INFORME

Al Senado:
Vuestra Comisión de Constitución y Legislación aconseja al Cuerpo la aprobación del adjunto proyecto de ley del cual es autor el Senador Luis B. Pozzolo y por el cual se programan distintos actos con la finalidad de festejar, el próximo 24 de setiembre el bicentenario de la fundación de la ciudad de Mercedes.

En lo que refiere a la sustancia del proyecto debe señalarse que la Comisión adhiere a los conceptos vertidos en la exposición de motivos que acompañara la iniciativa; por lo demás, el mismo se inscribe dentro de una practica constante del Parlamento frente a situaciones semejantes.

Cabe, si señalar, que el proyecto originario contenía algunas disposiciones -artículos 3º y 4º que la Comisión entendió no podía sancionar sin la previa conformidad del Poder Ejecutivo, puesto que se trataba de materias en la que aquél posee competencia privativa.

En mérito a ello, con fecha 13 del corriente, el Poder Ejecutivo remitió Mensaje proponiendo una solución diferente a la que propiciaba el proyecto original; tal el contenido de los artículos 3º y 4º del texto sustitutivo a consideración del Senado.

Sala de la Comisión, 14 de julio de 1988.
Juan Carlos Fá Robaina, Miembro Informante, Gonzalo Aguirre Ramírez, Dardo Ortiz, Américo Ricaldoni, Hugo Batalla. Senadores.

 

CAMARA DE SENADORES
Comisión de
Constitución y Legislación
PROYECTO DE LEY
(sustitutivo)

Artículo 1º – Declárase feriado para el departamento de Soriano el 24 de setiembre de 1988, día del Bicentenario de la fundación de su capital, la ciudad de Mercedes.

Art. 2º – Autorízase a los funcionarios públicos de los demás departamentos de la República, nacidos en Soriano, que deseen trasladarse a los actos conmemorativos del Bicentenario de Mercedes, una licencia por los días 23, 24 y 25 de setiembre de 1988.

Art. 3º – Destínase la cantidad de N$ 50:000.000 (nuevos pesos cincuenta millones) para la realización de obras de remodelación en el Hospital Regional Sur “Dr. Zoilo A. Chelle”; en el Hogar de Ancianos “Ricardo J. Braceras” y en las dependencias del Consejo del Niño, con asiento en la ciudad de Mercedes. Dicha suma se financiará, afectando parcialmente el producto de los Sorteos de la Lotería Nacional que se efectúen en el mes de setiembre del año 1988.

Art. 4º – La citada cantidad de N$ 50:000.000 (nuevos pesos cincuenta millones) se depositará en una cuenta especial, que se abrirá en el Banco de la República Oriental del Uruguay, que se denominará “Fondos de Obra de Remodelación Bicentenario de la ciudad de Mercedes”, cuenta cuya administración, disposición y distribución, será objeto de reglamentación por parte del Poder Ejecutivo.

Art. 5º – Comuníquese.

Sala de la Comisión, 14 de julio de 1988.
Juan Carlos Fá Robaina, Miembro Informante, Gonzalo Aguirre Ramírez, Dardo Ortiz, Américo Ricaldoni, Hugo Batalla, Senadores”.

Noticias relacionadas

Jorge Luis Borges. Las alas en la tierra

Eduardo Merica

Carlos Ott. El gran semillero

Eduardo Merica

El estilo Ramón Mérica: Insolente, temerario, erudito, genial

Eduardo Merica

Deja un comentario

error: Este contenido esta protegido!!