Diario Uruguay
Ramón Mérica

¿El libro álbum “Marosa” de las periodistas Ana Inés Larre Borges y Alicia Torres, está exento de la Ley 17.616?

NUEVO PERIODISMO. Desde Redacción de DIARIO URUGUAY. 

El libro Marosa, de Alicia Torres y Ana Inés Larre Borges, fue concebido, tanto en diseño como en contenido, como una especie de álbum biográfico sobre la gran escritora salteña Marosa di Giorgio (1932-2004). El objetivo fue entrar en los entretelones y zonas menos conocidas de la vida de la singular escritora, para desde allí poder trazar nexos con su obra, caracterizada por la enorme sensualidad y sentido fantástico. Acá van ocho claves sobre el asunto.

¿QUE DICE LA LEY 17.616?

Un jardín real que alimentó mil fantasías
“Para este libro entrevistamos a Nidia, la hermana de Marosa, es fue su testigo, su cómplice, y que además es la depositaria de su archivo. Ella nos dio la opinión verdadera, real, de la infancia, la familia, y su famoso jardín de Salto, donde ellas se criaron. Ese jardín es fundamental en la obra de Marosa. Es un jardín real que ella transfiguró una y otra vez, en una obra literaria que rompe con la lógica, para hacer esa creación extraña, misteriosa y deslumbrante”, explicó Torres a El País.

PRECIO DE VENTA DEL LIBRO ALBUM MAROSA

Marosa actriz y cronista social
“Fuimos buscando su vida, cómo empezó a escribir. Algo que era muy difícil, porque Marosa había dicho que todo lo que ella había escrito al principio se quemara. Había dado esa orden. Y nos fue muy difícil, pero finalmente rescatamos algunos de sus primeros poemas, de los 12 años. Era una voz que se estaba buscando. Vimos esa Marosa antes de Marosa. Y allí encontramos a la jovencita que empezó a estudiar teatro, en Salto. Ella estuvo muchos años en el grupo Decir: llegó a actuar en más de 30 obras. Y también escribió crónicas sociales en La Tribuna Salteña, para ganarse unos pesos. Entonces ella iba a los casamientos, a los cumpleaños de 15, y hacía esas crónicas de chiquilinas envueltas en tules blancos. Que de alguna manera tienen que ver con su mundo literario”, agrega la investigadora.

El sueño de Hollywood y la municipalidad de Salto
“Ella y su hermana quisieron ser actrices de cine, y poder viajar a Hollywood. Y se lo dijo al periodista Ramón Mérica, con un tono risueño pero que a la vez es triste. ‘Como no pudimos ser actrices de cine, fuimos empleadas municipales. Que también fue, en Salto, porque tenía que ganarse la vida”, describe Torres.

La teatralidad, desde el vestir hasta la escritura
“Marosa tenía una figura muy llamativa, con ese pelo rojo, largo, ese maquillaje, los adornos, las caravanas, collares, lentes, ropas que llamaban la atención. Eso también está en este libro, porque invitamos a participar varios amigos y admiradores de Marosa, como Hugo Achugar y Alicia Migdal”.

Consagrada en el under porteño
“Otra cosa interesante, que viene si se quiere como consecuencia de su actividad teatral de Salto, fue su experiencia con el underground porteño. Batato Barea, Fernando Noy, Tortonese, Urdapilleta, montaron espectáculos con textos de Marosa, y también la invitaron para que hiciera sus lecturas. Esas lecturas que ella llevó a la maestría de un recitado, que tenía mucho que ver con las antiguas clases de declamación, y el decir de actrices argentinas que ella admiraba mucho de chica. Marosa tuvo en Argentina una entrada triunfal, que acá no tuvo”, afirma la autora.

El Sorocabana, para la tertulia y la soledad
“Marosa tenía 46 años cuando se vino a vivir a Montevideo. Y empezó esa rutina del Sorocabana, que ya había empezado en Salto, porque mucha gente no sabe que en esa ciudad también había un Sorocabana. Acá en Montevideo, para ella el Sorocabana era un mundo. Y ella estaba y los amigos iban cayendo, a lo largo de la tarde y la noche. Ella decía que el café era un lugar para la tertulia y para la soledad”, explica Torres.

Erotismo de múltiples formas
“La obra de Marosa es muy sensorial. Los sentidos siempre están convocados: el olfato, el oído, el tacto, el gusto, la vista. Y hubo sexo desde los libros tempranos, aunque sus relatos eróticos vienen después. Marosa puede hablar de la unión de su ser vivo con un tractor. Son cópulas extrañas, donde a veces hay un ángel y otras un demonio. Marosa en vida y en obra transgredía cualquier límite. Estoy segura que más en la obra que en la vida. Por eso es apta para la leyenda. Porque sus textos son naturalmente icónicos.”

Un libro que reúne colores y escritores
El libro, editado por Cal y Canto, contiene textos de Marosa, de las autoras, y también de otros destacados colaboradores, como Milton Fornaro, Teresa Porzecanski, Mario Delgado Aparain e Inés Bortagaray. Además, el diseño del libro juega con el color vinculado a la obra de Marosa.

FUENTE: TV SHOW

Noticias relacionadas

Ramón Mérica con Milton Schinca ante la aparición de “Boulevard Sarandí” 5

Eduardo Merica

Carlos Gardel en Salto y el periodismo de sopetón, en octubre de 1933

Eduardo Merica

En el lugar del pecado

Eduardo Merica

Deja un comentario

error: Este contenido esta protegido!!