Diario Uruguay
Ramón Mérica TOURuguay

Reflexión. Somos hijos de un puerto

MONTEVIDEO, ARTE Y PAISAJE DE RAMÓN MÉRICA EN DIARIO URUGUAY.

 

Sigue siendo un misterio el porqué del nombre definitivo de Montevideo.

 

No debe existir un solo uruguayo que no haya escuchado de labios de sus maestros o preceptores esta sentencia que es toda una declaración de identidad. Nada más exacto.

No son necesarias minuciosas cartografías ni agudísimos apuntes de viajeros para comprobar ese aserto que se materializa con sólo caminar hacie el oeste, internarse en la Ciudad Vieja y luego de descubrir que el antiguo casco histórico es una península, enfrentarse con una ensenada de brazos muy abiertos, una invitación de manos generosas señalando esa circunstancia geográfica que también define a la ciudad como bahía. Bajo el sino de esa apertura, de ese puerto natural tan largamente codiciado por portugueses, españoles, ingleses, acunado con esa aureola de hospitalidad, es que nació la ciudad de los muchos nombres: Pináculo de la Tentación, Monte de la Detención, Nuestra Señora de la Candelaria, Monte de San Pedro, Santo Vidio, Monte Seredo, Monte Vidi, Monte Veo, Montem Video, Monte Vide Eu, Monte Oviio, Monte VI D.E.-O.

Sigue siendo un misterio el porqué del nombre definitivo de Montevideo. Mientras nadie se explica la presencia de Santo Ovidio, los más prácticos prefieren aceptar la más lisa y clara: Monte Sexto, Dirección Este-Oeste, que en la cartografía da Monte -VI-D-E-O. Una mínima aclaración delata que el Cerro, después que los barcos tocaban tierra en el Brasil al atravesar el Atlántico, sería la elevación importante número seis.

Más allá de todas esas conjeturas -que dan mayor encanto al bautismo- ya nadie osará cambiar ese nombre que se vincula con el sonido de las olas sobre las rocas, con la queja de las gaviotas sobre los espigones, con la furia de los vendavales sobre la bahía, quizá con el clamor de algún marinero fantasma que en el despuntar de un día innominado profirió un infinito Monte vide euuu!

VESTIGIOS: Sobre estas aguas murieron barcos y nacieron esperanzas.

 

 

Foto de portada: Sergio Paladino

Noticias relacionadas

Ramón Mérica con Milton Schinca ante la aparición de “Boulevard Sarandí” 5

Eduardo Merica

Haberkorn:”leí muchos otros reportajes, crónicas, entrevistas que me maravillaron… Pero la entrevista de Mérica a Morena fue la primera y el descubrimiento de un mundo”

Eduardo Merica

Relato oculto de Víctor Hugo Morales. El periodista que le juró a Ramón Mérica, por lo que más quería en el mundo, que nunca había tenido agendado el teléfono de un militar

Eduardo Merica

Deja un comentario

error: Este contenido esta protegido!!