Search
miércoles 12 diciembre 2018
  • :
  • :

El Pensador, por Antonio Pippo

El Pensador, por Antonio Pippo

EL PALENQUE DE DIARIO URUGUAY.

Para esa gente, cuantas menos personas sostengan su capacidad de pensar críticamente en libertad, más fácil resultará la perduración en el poder.

-El fin de semana me zambullí en lo que a diario vomitan, esperpénticamente, las redes sociales. Hallé lo previsible: algunas reflexiones inteligentes, pocas, junto a una sarta interminable de conmovedoras estupideces.
Me llamó la atención en particular una frase, que despertó en mí la necesidad de estos comentarios.

María Julia Muñoz, la soberbia dama candombera que, desde jovencita, en su andar siempre pasó de largo la parada de la modestia, hizo una ácida crítica a la forma que los actuales legisladores tienen de redactar leyes. Usó adjetivos como “horripilante” y fue, a su talante, muy dura. Incluso motivó que algún otro populista sugiriera, para desespero, supongo, del viejo gaucho payador, que al futuro parlamento se incorporen algunos abogados.

Porque, claro, está bueno eso tan democrático de que a una banca pueda llegar quien quiera y tenga votos –véase que ahí andan albañiles jubilados, lengüitas sobadas sin formación, evangelistas, bebedores sociales, actores frustrados y hasta distraídos que no saben cómo aterrizaron allí- pero si el nivel intelectual y cultural se va deteriorando es probable que ocurran, y ojalá se multipliquen, reacciones como la de la médica devenida política.

Es que lo que dijo se ajusta a la más triste de las verdades, porque va más allá de leyes que parecen hechas por los Simpson, apenas una muestra del degradado nivel en que se está sumergiendo la sociedad uruguaya.

A cada paso es todo más idiota. La inteligencia hay que ir a buscarla a las bibliotecas y
los museos y, con frecuencia, muchos no saben dónde quedan.

Esto me hizo recordar cuando, a fines de la década de 1980, el periodista británico con nacionalidad argentina James Neilson, recordó en “Página 12” que “el antropólogo italiano Brunetto Chiarelli provocó un revuelo de proporciones al declarar que, en alguna parte del planeta, había investigadores tratando de cruzar un ser humano con un chimpancé, con el claro objetivo de crear una suerte de ‘supermono’ fácilmente manejable, sin opiniones racionales, para trabajos humildes, transplante de órganos y estar siempre dispuesto a asentir las órdenes llegadas de los ‘seres superiores’ que
manejarán a las sociedades”.

Con el tiempo, la ominosa afirmación de Chiarelli –quien cayó en el descrédito por empuje de sus colegas- se fue disolviendo en el olvido.

Sin embargo, aun entonces, Nielsen insistió con que la mera hipótesis de que esto ocurriera –aunque romper la barrera genética que separa al hombre del chimpancé es científicamente imposible- dejaba abierta otras maneras de experimentar perversamente a la búsqueda del mismo fin.

Bueno, aunque repiquen en mis oídos, ahora nomás, insultos de diverso cuño, yo creo que está pasando. Al menos entre nosotros.

Es la nueva forma de lucha para la domesticación de algunos grupos del mal llamado “progresismo”, o del holograma “izquierda” que sobrevive, una vez que otras formas, caso de dar la pelea con armas, fracasó con rotundidad.

Para esa gente, cuantas menos personas sostengan su capacidad de pensar críticamente en libertad, más fácil resultará la perduración en el poder. Se trata de nublar las mentes con consignas, relatos mentirosos que se pasan por las entretelas a la historia y de crear una tajante separación: todo es blanco o negro y aquellos que no están con nosotros son enemigos.

Dicho de otro modo: una sociedad pasiva, acrítica, aduladora, convertida en energúmena frente a quien ose contradecir el discurso oficial.

Como siempre digo, siguiendo la filosofía del Pato Celeste, puedo estar equivocado y, si me encuentran y lo prueban, lo admitiré.

Pero ahora sólo advierto negros nubarrones que se ciernen sobre un país al borde del precipicio moral.
Y, sí, me espanta: ¡Nos están dorando a la parrilla!



Eduardo Mérica, periodista uruguayo desde 1979. Integrante de las redacciones de La República, Estediario, El Deportivo Sport Magazine y Marca. Tuvo pasajes por radio CX 32 Radiomundo "Contacto Deportivo" y CX 38 Sodre. Redactor creativo del programa Vida Sana (Canal 5 Sodre), Jornalista en A PLATEIA Livramento, Brasil. Sub Editor de ACAURUGUAY.COM y Editor de www.diariouruguay.com.uy y www.futboluruguayo.uy. Es miembro de AER y presidente de la filial APU (Asociación de la Prensa Uruguaya) Rivera.


Deja un comentario

error: Este contenido esta protegido!!