Search
domingo 24 septiembre 2017
  • :
  • :

“En el Parlamento preparan la votación de la Rendición de Cuentas junto a Fernando Amado y los diputados de Novick a cambio de reconocerlos como “partido político”

“En el Parlamento preparan la votación de la Rendición de Cuentas junto a Fernando Amado y los diputados de Novick a cambio de reconocerlos como “partido político”

LA OPINION EN EL URUGUAY.

Unidad para Luchar contra la embestida reaccionaria de la derecha en la región y el ajuste “progre”

El Liberalismo Progresista y la Socialdemocracia en el gobierno se preparan para la lucha en la calle con el decreto anti-piquetes. En el Parlamento preparan la votación de la Rendición de Cuentas junto a Fernando Amado y los diputados de Novick a cambio de reconocerlos como “partido político” sin presentarse a elecciones.

La verdadera Izquierda y los sindicatos tendremos que organizar una movilización popular generando una presión política que rompa los planes del gobierno en la calle y le arranque el 6% para la educación y una pauta salarial por encima de las metas de inflación.

Sigue siendo necesaria la lucha por mejor salud y vivienda. El FONASA, si bien le dio cobertura sanitaria a miles de familias trabajadoras que no tenían, sigue tapando los agujeros de las mutualistas, que lucran y conviven con la estafa para conseguir más afiliados. Si no se invierte en Salud Pública y un modelo estatal, éste no podrá atender las necesidades de los uruguayos en tiempo y forma, lo que fomenta las condiciones para ampliar las privatizaciones en el área.

Privatizaciones que vienen avasallando mediante el régimen de Participación Público-Privada (PPP), como por ejemplo en la Educación Inicial. El terrible empuje que tendría de concretarse la privatización del Hospital de Clínicas sería un costo terrible para las necesidades de Salud de nuestro Pueblo, la formación de médicos y la atención de los sectores más vulnerables de la periferia montevideana. El Movimiento Popular debe estar a la cabeza de la defensa del Hospital Público.

Y no podrá hacerlo si no conjuga la movilización conjunta de trabajadores y estudiantes, pero también de los jubilados, de los que cientos de miles sufren los ingresos más bajos y encima tienen que soportar, como el año pasado, los vergonzosos adelantos de Astori de $200.

Al mismo tiempo, debemos luchar para eliminar las AFAPS del sistema previsional uruguayo, cuyo único beneficiario son las empresas financieras dedicadas a esta actividad, que con el aporte de los trabajadores obtienen grandes ganancias mediante el lucro y la especulación financiera. Esto no tiene su contrapartida en las jubilaciones de los trabajadores -que percibirán magros ingresos- y perjudica el sistema de Seguridad Social en su conjunto.

Es una vergüenza el cuento de “ajustar el cinturón” con el Pueblo, mientras le regalan millones de dólares en exoneraciones de impuestos a UPM, a las grandes cadenas de supermercados, o peor aún, a los juegos de azar. Mientras se exonera fiscalmente a los grandes capitales se alienta a la baja salarial con la excusa de mantener el empleo; sin embargo, a pesar de esto, un conjunto significativo de empresas han cerrado sin contar el gobierno con soluciones claras para encontrar una salida a la situación.

¿Son tan necesarias las exoneraciones impositivas? ¿Al fin de cuentas a quiénes benefician? ¿Son las “generadoras de empleo” que nos plantea el liberalismo progresista o son el trampolín para que los grandes capitales obtengan ganancias y luego de explotar nuestros recursos se retire del país con total libertad? ¿o no fue siempre esa la conducta de los Monopolios Imperialistas en América Latina?

Por eso debemos ser muy claros en afirmar que estas exoneraciones son impuestos que nos cobran a los trabajadores, para no cobrárselos a los Monopolios Imperialistas que vienen a extraer la riqueza de nuestra tierra. La existencia de estos privilegios impositivos y de las Zonas Francas es contraria a las necesidades e intereses de nuestro Pueblo.

La “construcción” paralela
En la realidad de la Izquierda Uruguaya existe una diferencia evidente entre quienes piensan que hay que ACATAR la Disciplina Partidaria del Liberalismo Progresista y la Socialdemocracia dentro del Frente Amplio, y quienes por el contrario pretendemos reunificar a la verdadera Izquierda en la Unidad Popular.

Pero para que esta realidad fuera evidente hubo que desarrollar un proceso político que nunca hubiera podido ser sustituido por una expresión de intenciones: primero el Frente Amplio mostró sus límites en el primer gobierno de Tabaré Vázquez y luego la táctica de “recuperarlo desde adentro” fracasó también en el gobierno, luego de lograr ganar en 2009 la interna con Mujica.

En 2014 la Unidad Popular lograría ingresar al Parlamento porque la práctica demostró el fracaso de la táctica de “recuperar al Frente Amplio desde adentro” con un Presidente Tupamaro.

Por el contrario, en el movimiento obrero uruguayo no existe una tendencia a la ruptura gremial con el PIT-CNT, no hay sindicatos que se hayan declarado “autónomos” y debatan sobre la posibilidad de reunificarse en una nueva central sindical; la “CSGU” es un invento de un grupo minoritario de activistas que no ha logrado la conducción gremial en ningún sindicato, pero se empeña en inventar “sellos” con nombres de “sindicatos” gremialmente vacíos, pretendiendo sostener una “realidad paralela” insostenible.

¿Política de Clase o construcción “paralela”? En vez de participar en las elecciones para que haya algún diputado de izquierda, ¿por qué no intentar construir un Estado paralelo? ¿Una moneda paralela, un parlamento paralelo, etc, etc.?

Lo que sí existe dentro del PIT-CNT son Agrupaciones Clasistas que dirigen varios sindicatos y le disputan las conducciones a la socialdemocracia frenteamplista. Es justamente a estas Agrupaciones Clasistas a las que dividen los activistas de la “CSGU”, restándole fuerzas al verdadero clasismo.
Por estas razones, a pesar de tener un discurso de pretendida “ruptura” con el reformismo y la socialdemocracia, la “CSGU” sólo contribuye a aislar a la izquierda de la militancia clasista del movimiento obrero y es objetivamente funcional a los intereses del Frente Amplio dentro de los sindicatos.

Sin doble discurso
Nosotros vamos al 1° de mayo del movimiento sindical que existe en nuestro país: el Acto del PIT-CNT.
Consideramos una incoherencia política la convocatoria al acto de la “CSGU” que realizan algunas agrupaciones y/o autodenominada “corriente” que militan en los sindicatos del PIT-CNT.

Tampoco queda lugar para el doble discurso y se hace evidente que por primera vez el acto paralelo del 1° de mayo se convoca abiertamente por la “central” paralela sin utilizar rodeos, como hasta el año pasado donde se autodenominaba como acto “clasista” soslayando el sujeto convocante.

Justo en el momento político en que la derecha reaccionaria envalentonada por los triunfos de Argentina y Brasil más arremete en nuestro país, se opta por sumarse a un “acto” convocado por una entidad fantasiosa sin ningún peso gremial, en vez de respaldar a las agrupaciones clasistas del movimiento obrero.

Desde nuestro punto de vista la izquierda debe homenajear a los Mártires de Chicago junto al PIT-CNT, clarificando y ofreciéndole su posición política al movimiento obrero, rompiendo el aislamiento, que siempre es funcional a los patrones, para hacer realidad efectiva la Unidad de los que Luchan.

 

FUENTE: Avanzar Montevideo



Eduardo Mérica, periodista uruguayo desde 1979. Integrante de las redacciones de La República, Estediario, El Deportivo Sport Magazine y Marca. Tuvo pasajes por radio CX 32 Radiomundo "Contacto Deportivo" y CX 38 Sodre. Redactor creativo del programa Vida Sana (Canal 5 Sodre), Jornalista en A PLATEIA Livramento, Brasil. Sub Editor de ACAURUGUAY.COM y Editor de www.diariouruguay.com.uy y www.futboluruguayo.uy. Es miembro de AER y presidente de la filial APU (Asociación de la Prensa Uruguaya) Rivera.


Deja un comentario