Search
miércoles 20 septiembre 2017
  • :
  • :

El Estado, según Gonzalo Abella

El Estado, según Gonzalo Abella

LA OPINIÓN EN EL URUGUAY. Desde su Facebook Gonzalo Abella.

La Filosofía del Derecho siempre dedicó una atención especial para explicar la naturaleza milenaria del Estado. La complejidad de la estructura estatal crea la ilusión de que se trata de una institución “por encima” de los grupos dominantes, una institución “neutral” que no responde a intereses sectoriales, una entidad suprema que establece cómo deben tomarse las decisiones y cómo administrar los conflictos entre los habitantes de su territorio. Pero basta analizar sus leyes esenciales para advertir que allí donde gobierna la opresión social, las leyes la perpetúan; y allí donde hay un gobierno popular se busca modificarlas, gradualmente o de forma radical cuando hay fuerzas populares para ello.

Porque el Estado es el fruto congelado del choque de intereses, y su formalidad refleja, más allá de las huellas del derecho ancestral, la correlación de fuerzas entre intereses opuestos.

En los Estados “de derecho” modernos, las normas jurídicas tienen una rígida jerarquía vertical: Constitución (ley fundamental), leyes nacionales, leyes particulares de las divisiones territoriales (en los estados federales), y decretos ejecutivos. Cada nivel está subordinado al anterior y no puede contradecirlo. La norma jurídica es siempre coercitiva, y existen institutos del Estado para reprimir su desobediencia.

Ante un ordenamiento jurídico protector de la gran propiedad, siempre es preferible el estado “de derecho” al estado de dictadura abierta, pues el primero garantiza ciertas formas de lucha legal para las reivindicaciones populares.
Cuando las autoridades del Estado son renovadas por sufragio universal, se establece que es un estado “democrático”. Pero en muchos contextos contemporáneos, como se observó hace ya más de cien años, el sufragio sólo da derecho al pueblo a elegir quién lo va a estafar los años siguientes.

Curiosamente se clasifican como ”democráticos” a estados monárquicos como Gran Bretaña, que además de tener un Ejecutivo hereditario, tiene una de dos las cámaras parlamentarias integrada sólo por “lords” de la nobleza. En cambio, no se clasifican como “democráticos” aquellos que buscan la representación popular a través de organizaciones populares diferentes. Desde esta concepción, la Liga Federal Artiguista que sugería “que cada pueblo indio enviara su representante” al Congreso de 1815, no sería democrático hasta que se formaran diferentes partidos.
Pero a los pueblos les bastaba la presencia del Partido Criollo, cuya estructura se fundía con las autoridades ejecutivas de la propia Liga de los Pueblos Libres. La democracia se expresaba por los representantes removibles de cada comunidad.

Desde luego, en un Estado que legitima la propiedad privada sobre los Medios de Producción, siempre es preferible el pluripartidismo. Por este medio, el movimiento popular puede incursionar en la trinchera electoral, sin subordinarse a ella. La UP, por ejemplo, es pluripartidista hasta en su propio seno.

La maraña legal propietarista garantiza en general su auto preservación. Eso hizo pensar a muchos teóricos del cambio social, que para llegar a una democracia plena para los trabajadores el pueblo organizado debía abolir arbitrariamente (desde el punto de vista de la legalidad vigente) las trabas jurídicas a la “pública felicidad”.

Pero hoy estamos en una coyuntura donde las leyes, aunque propietaristas, son mejores, más patrióticas, que sus administradores actuales. Éstos desmantelan al propio Estado, lo mutilan en su función de guardián del patrimonio que se reconocía como común. Cuando todo se pone en venta, el propio marco constitucional del Estado permite un amplio camino de reivindicaciones populares y de alianzas entre sectores anti imperialistas. Este es el camino de la UP.



Eduardo Mérica, periodista uruguayo desde 1979. Integrante de las redacciones de La República, Estediario, El Deportivo Sport Magazine y Marca. Tuvo pasajes por radio CX 32 Radiomundo "Contacto Deportivo" y CX 38 Sodre. Redactor creativo del programa Vida Sana (Canal 5 Sodre), Jornalista en A PLATEIA Livramento, Brasil. Sub Editor de ACAURUGUAY.COM y Editor de www.diariouruguay.com.uy y www.futboluruguayo.uy. Es miembro de AER y presidente de la filial APU (Asociación de la Prensa Uruguaya) Rivera.


Deja un comentario