Search
domingo 24 septiembre 2017
  • :
  • :

Ola Ética Anima a Terminar con el Culturicidio

Ola Ética Anima a Terminar con el Culturicidio

NACIÓN CHARRÚA. Informe de Rodolfo Porley abril-agosto 2016 para Diario Uruguay.

Esta Ola fue creciendo en veinte años.

(3) Se visualizó en 1997 con el primer homenaje colectivo a los Charrúas Artiguistas junto al Arroyo Salsipuedes, centro-norte de Uruguay, limite de los Departamentos de Paysandú y Tacuarembó. Enraizó en el núcleo vecinal Creativos de Guichón.

Desde inicio de siglo, en la región del Río Queguay y en forma pionera en Uruguay, la impronta ética de verdad histórica sobre el genocidio perpetrado desde el 11 de abril 1831, conjugó con dinámica patrimonial , natural y cultural, en áreas protegidas, farmacias en naturaleza, turismo eco histórico guiado responsablemente. Desde 2001 se realizan marchas anuales de caballería gaucha con actos frente a cada escuela de cuatro pueblos, en la Ruta bautizada De Los Charrúas, donde en 2005 se inauguró el primer Memorial.

El 5 de abril 2016 localizamos, olvidada al lado de dicha Ruta, en sitio indígena sagrado, una cruz caída donde hace un siglo fue sepultada Carolina Sandes Villareal de Ortoneda, nacida en 1834, cuya madre acababa de sobrevivir las matanzas de año y medio iniciadas en
Salsipuedes . Yace en un pequeño y abandonado cementerio cristiano del pueblo Piñera, cerca de lineamientos de menhires que simultáneamente acabamos de identificar. Lo que nos motivó a invitar a co-gestar el programa Éticos Creativos en Ruta de los Charrúas para terminar el culturicidio que persiste desde hace 185 años. Basado en la ocultación, engaño, falsificación histórica y prejuicios de índole racista y de desprecio a humildes diferentes.

Sin visiones reduccionistas, esencialistas ni fundamentalistas.

Evocando genéricamente como Charrúas Artiguistas a la coalición de sobrevivientes indígenas, luego de tres siglos de invasores y colonizadores, que han recibido diversas denominaciones, además de Charrúas del propio Artigas. Cuya vida cultural organizada fue aniquilada en el corazón de la naciente República Oriental del Uruguay, persiguiendo desde entonces la muerte de todo rastro de identidad, idioma, creencias, costumbres y por ende memorias.

Por nuestras tatarabuelas, bisabuelas, abuelas, madres, hermanas charrúas. Por todos hoy, para modificar las posibilidades del presente con mejores relatos. Que también ayuden a compartir lo mejor del patrimonio, entre otros legados, como el Camino de los Indios (identificado por el investigador independiente salteño Juan Carlos Palacio); del petroglifo en piedra móvil reconocido como Patrimonio Cultural, que identificamos como Instrumento calendárico doble, de sol y luna, para manejo de flora y fauna hacia el buen vivir; del Lineamiento de Menhires para remotos manejos del agua y energías; de la Zona indígena sagrada con dólmenes; de las Farmacias naturales ; de Arerunguá-Queguay-Purificación como epicentro sudamericano de la revolución artiguista (multiétnica e intercultural, con soberanías particulares solidarias y con justicia social reparadora); del Primer memorial del triunfo de vida sobre el genocidio y el culturicidio.

Para preservar y compartir bellezas naturales , con salud, libertad, fraternidad, valentía y educación. Con rigor, apertura y tolerancia.i


Por la convivencia de todos hoy, modificar las posibilidades del presente con mejores relatos.

Participamos esta propuesta de gestación de acciones culturales abiertas, para que una mejor conciencia de hechos históricos ayude a terminar 185 años del culturicidio intensificado en Salsipuedes el 11 abril 1831. Complementó y prolongó la destrucción de comunidades indígenas artiguistas organizadas. Acompañada de falsificaciones y ocultaciones de la índole y magnitud de las matanzas, y de la prosecución de las acciones terroristas estatales y civiles. Con prisiones, sometimientos esclavizadores, abusos sexuales; arrebato de bebés , niñas y niños en servidumbres; prohibición de lenguas, costumbres, rituales; supresión e imposición de identidades, con tal violenta aculturación que generalizó el desprecio y el temor, en casos al límite de inducir el autodesprecio y, en otros, una profunda resistencia íntima, sino la ocultación y progresiva ignorancia y olvido dentro de miles de familias uruguayas actuales con algún ancestro indigena.

Aportes a la vigencia integral de los DD.HH. para una mejor convivencialidad, sin prejuicios ni discriminaciones, vinculadas o facilitadas por prácticas cada vez mas habituales de maltratos al diferente o más débil, ya incluso entre escolares y liceales, pero en casos universitarios, ambientes laborales y otros. Donde impera rivalidades, celos, competitividad, abuso de poder, acosos. Por aspectos físicos, discapacidades, color de piel, vestimenta, género, modalidades psicológicas.

Hasta prácticas generalizadas de fanatismo con intolerancia de ideas u opciones políticas, religiosas , filosóficas, sexuales, deportivas; violencias domésticas o de género, frecuentemente homicidas y – en un caso psicótico extremo el 8 de marzo 2016 en Paysandú- asociado al antisemitismo como canalización de alteraciones.

 

SOLIDARIDAD

Frente a este crimen inusitado en Uruguay promovemos el análisis crítico de la escalada del horror que amenaza convertirse en una “guerra civil planetaria mas sangrienta y desoladora”, como advierte el filósofo Franco Berardi. Nos insta a “construir las estructuras de solidaridad que servirán para sobrevivir y para razonar en términos de una sociedad igualitaria, para algún día volver a vivir. Tal vez”1
.
Solidaridad que está en la médula de este Programa y felizmente en múltiples ámbitos y reservas a potenciar y desplegar en nuestro país, desde su alborada artiguista. Para mantenernos lejos de los ultranacionalismos y posfascismos, sin olvidar el efecto contagio.

Conscientes de la dimensión política, no reduciendo los hechos que pueblan el paisaje mediático a la influencia de una locura que nada explicaría. Sin desconocer la dimensión colectiva y organizada de la locura y menos la índole sapiens-demens del ser humano, la locura “durmiente” ni la sorda violencia del orden establecido, como visualiza la historiadora francesa Laure Murat 2

Enfoca no solo a a contingentes de hombres con instrucción militar y fuerte adhesión a una causa, sino también locos, desarraigados, violentos con patologías de diverso tipo y carentes de vínculos ideológicos, ” que habrían sufrido una “radicalización exprés”, sin lazos con terceros más allá de rápidas lecturas y contactos en Internet” (idem nota 1)


PARTE 1
Índice
Miercoles 17 agosto en Fund. Vivían Trías 1
visión y objetivos 3
actividades en definición y consultas 4
Creció en 20 Años 6
Presentación 8
Ola Ética 9
A Carolina Sandes Villareal de Ortoneda 11
Tesoros Culturales en el Queguay 21
tres mapas satelitales
Modificar las potencialidades del presente: un relato no es solo un relato 23
Paralelismo e Impunidad de Salsipuedes al Plan Cóndor 24
Genocidio-Etnocidio-Culturicidio 25
PARTE 2
(en PDF complementario)
Entraquepodemos 2016 -Aportes de las Artes y las Letras

3
Enfoco aquí solo lo concentrado en una zona. Empero, hay precedentes desde 1983 en formas de resistencia cultural a la dictadura y luego desde 1986 en la ciudad de Flores , cuando por primera vez en Uruguay un grupo de ancianas proclamó públicamente su ascendencia charrúa . Lo repasé extensamente en mi trabajo “Como llegamos a Salsipuedes con los Charrúas y Artigas”.

 



Eduardo Mérica, periodista uruguayo desde 1979. Integrante de las redacciones de La República, Estediario, El Deportivo Sport Magazine y Marca. Tuvo pasajes por radio CX 32 Radiomundo "Contacto Deportivo" y CX 38 Sodre. Redactor creativo del programa Vida Sana (Canal 5 Sodre), Jornalista en A PLATEIA Livramento, Brasil. Sub Editor de ACAURUGUAY.COM y Editor de www.diariouruguay.com.uy y www.futboluruguayo.uy. Es miembro de AER y presidente de la filial APU (Asociación de la Prensa Uruguaya) Rivera.


Deja un comentario