Search
jueves 23 noviembre 2017
  • :
  • :

La FIFA por el piso, tras la acusación de EEUU

La FIFA por el piso, tras la acusación de EEUU

CASO FIFAGATE | Desde Redacción | FUTBOLURUGUAYO.UY|02.07.2015|12:08:00.

Sumido en una crisis total el fútbol mundial, a partir de 2011, por desavenencias internas en una FIFA ya para entonces totalmente corrompida, comenzaron a sobrevenir cambios en la cúpula de la dirigencia del fútbol profesional internacional. Lamentablemente, eso no se tradujo en un saneamiento de las entidades. Los que tomaron la posta no solo siguieron aceptando sobornos, sino que lo hicieron por montos mucho mayores. En la entrega de hoy se describe el caso de Jeffrey Webb, quien reemplazó a Jack Warner en la Concacaf. Mañana veremos que en la Conmebol fue aún peor.

papel de la fifa acusada

LA ACUSACIÓN DE ESTADOS UNIDOS SOBRE LA FIFA
Igual, pero más caro

Lo que sigue es la traducción del numeral J de la sección VI (“Esquemas criminales”) de la acusación de la fiscalía del Distrito Este de Nueva York sobre la FIFA, a partir de una investigación del FBI, en el cual se describe cómo se renovó rápidamente la red de corrupción en la Concacaf luego de la salida de Jack Warner.

222. El o alrededor del 10 de mayo de 2011, un representante de una de las asociaciones miembro de la CFU (NdT: Caribbean Football Union) al que le habían ofrecido uno de los pagos de US$ 40.000 en efectivo que se describe más arriba (NdT: ver nota de ayer) reportó el pago al co-conspirador #1 (NdT: Chuck Blazer), en ese entonces secretario general de la CONCACAF. El co-conspirador #1 lo comunicó luego a la FIFA, que inició procedimientos disciplinarios contra el acusado JACK WARNER y el co-conspirador #7 (NdT: Mohamed Bin Hammam). En o alrededor de 2011, WARNER aceptó renunciar a todas sus posiciones vinculadas con el fútbol, incluyendo sus puestos como vicepresidente y miembro del comité ejecutivo de la FIFA, presidente de la CONCACAF, presidente de la CFU y asesor especial de la TTFF (NdT: Trinidad and Tobago Football Federation). Más tarde ese año, el co-conspirador #1 renunció como secretario general de la CONCACAF.

223. En o alrededor de 2012, la CONCACAF eligió al acusado JEFFREY WEBB como su presidente. En o alrededor de julio de 2012, el co-conspirador #4, quien había sido vicepresidente de Traffic USA (NdT: Enrique Sanz Santamaría), fue nombrado secretario general de la CONCACAF.

224. Antes de este nombramiento, el co-conspirador #4 participó, en nombre de Traffic USA en la negociación de un contrato para adquirir los derechos de difusión y marketing de los partidos clasificatorios a la Copa del Mundo de 2022 de las asociaciones miembros de la CFU. El acusado JEFFREY WEBB, en esa época presidente de la Cayman Islands Football Association y un alto dirigente de la CFU, participó en las negociaciones en nombre de la CFU.

225. Cerca del final de las negociaciones, el co-conspirador #4 se reunió con el acusado COSTAS TAKKAS, un socio cercano del acusado JEFFREY WEBB, en Hungría. TAKKAS le dijo al co-conspirador #4 que WEBB quería un soborno de US$ 3 millones a cambio de su consentimiento para hacer que la CFU concediera el contrato a Traffic USA. El co-conspirador #4 aceptó. Cuando retornó a Estados Unidos, el co-conspirador #4 puso al tanto al acusado AARON DAVIDSON, en esa época presidente de Traffic USA, del soborno.

226. El acuerdo con Traffic para comprar los derechos de difusión y marketing de la CFU de los partidos clasificatorios para la Copa del Mundo fue alcanzado antes de la salida del co-conspirador #4 de Traffic USA, pero no fue formalmente ejecutado hasta pocas semanas después de su partida. El o alrededor del 28 de agosto de 2012, las partes entraron en un contrato de US$ 23 millones por los derechos globales exclusivos de los partidos clasificatorios de la CFU para las Copas del Mundo de 2018 y 2022. El acusado AARON DAVIDSON firmó el contrato en nombre de Traffic USA.

227. Separadamente, Traffic USA entró en una sociedad con la Sports Marketing Company C, una compañía de marketing deportivo con base en Europa y afiliadas en Estados Unidos (NdT: ?), para explotar conjuntamente los derechos de las eliminatorias de la CFU que Traffic había buscado y últimamente obtenido. El co-conspirador #4, en nombre de Traffic USA, y el co-conspirador #13 (NdT: ?), el co-conspirador #20 (NdT: ?) y el co-conspirador #21 (NdT: ?), en nombre de la Sports Marketing Company C, participaron en las negociaciones sobre los términos de la sociedad. Durante las negociaciones, el co-conspirador #4 reveló al co-conspirador #20 que Traffic USA había aceptado el pago de un soborno al acusado JEFFREY WEBB para obtener los derechos. El co-conspirador #20 aceptó en nombre de la Sports Marketing Company C prorratear el costo del soborno, lo que significó que ambas compañías quedaron obligadas a pagar a US$ 1,5 millones a WEBB.

228. Para efectuar el pago de la porción de Traffic del soborno, el co-conspirador #4 puso al acusado COSTAS TAKKAS en contacto con ejecutivos de Traffic en Brasil y también participó en reuniones sobre el tema. El co-conspirador #4 participó en tales reuniones por teléfono desde Miami, Florida, y también en persona en Brasil. El pago fue finalmente realizado a cuentas a nombre de entidades controladas por TAKKAS, cuyas identidades son conocidas por el Gran Jurado, y luego reenviado a través de una cuenta intermediaria al acusado JEFFREY WEBB.

229. Específicamente, el pago de Traffic USA fue transmitido al acusado COSTAS TAKKAS de la siguiente manera: el o alrededor del 13 de noviembre de 2012, se giró US$ 1,2 millones de la cuenta de Traffic International en el Delta National Bank en Miami, Florida, a una cuenta corresponsal en el banco HSBC en Buffalo, Nueva York, para crédito de una cuenta a nombre de la Compañía Pantalla A (NdT: ?), cuya identidad es conocida por el Gran Jurado, en el HSBC en Hong Kong. Aproximadamente una semana después, el o alrededor del 21 de noviembre de 2012, dos transferencias electrónicas de US$ 750.000 y US$ 250.000 fueron enviadas de la cuenta de la Compañía Pantalla A en el HSBC en Hong Kong a una cuenta corresponsal en el Standard Chartered Bank en Nueva York, Nueva York, para crédito de una cuenta a nombre de Kosson Ventures, controlada por TAKKAS, en el Fidelity Bank en las Islas Caimán. Los remanentes US$ 200.000 fueron en pago por el servicio al co-conspirador #22 (NdT: ?), el testaferro que figuraba como dueño de la Compañía Pantalla A, un residente en Florida, por facilitar el pago.

230. El o alrededor del 14 de diciembre de 2012, los restantes US$ 500.000 del US$ 1,5 millones prometido al acusado JEFFREY WEBB fue pagado por Traffic a través de una cuenta de otro individuo (NdT: ?), un socio comercial del co-conspirador #2 (NdT: José Hawilla, dueño de Traffic), a otra cuenta controlada por el acusado COSTAS TAKKAS en el Fidelity Bank en las Islas Caimán.

231. Tras recibir los fondos, el acusado COSTAS TAKKAS giró una porción a una cuenta a su nombre en el Citibank en Miami. TAKKAS subsecuentemente transfirió los fondos a una cuenta a nombre de un constructor de piscinas en el United Community Bank en Blairsville, Georgia, para beneficio del acusado JEFFREY WEBB, quien se estaba haciendo construir una piscina en su residencia de Loganville, Georgia. TAKKAS transfirió otra porción de los fondos directamente de una cuenta de Kosson Ventures en el Fidelity Bank en las Islas Caimán al SunTrust Bank en Georgia para beneficio de WEBB en conexión con la compra por parte de WEBB de otro inmueble en Stone Mountain, Georgia.

232. El uso de la compañía del acusado COSTAS TAKKAS para recibir el pago y, en general, la participación de TAKKAS en la transacción como un intermediario, tuvieron la finalidad de ocultar el hecho de que el acusado JEFFERY WEBB era el beneficiario.

233. Para facilitar el pago de la porción del soborno que correspondía a la Sports Marketing Company C, el co-conspirador #4 puso al co-conspirador #20 en contacto con el acusado COSTAS TAKKAS, pero el pago no fue hecho inmediatamente. En 2104, el acusado AARON DAVIDSON se reunió con el co-conspirador #2 en Nueva York para discutir el estado de los esquemas de sobornos en curso de Traffic, incluyendo el de las eliminatorias de la CFU para la Copa del Mundo. De acuerdo con DAVIDSON, la Sports Marketing Company C aún no había encontrado una manera de pagar al acusado JEFFREY WEBB su porción del soborno. Al año siguiente, el co-conspirador #4 tuvo conversaciones con ejecutivos de la Sports Marketing Company C, incluyendo al co-conspirador #21, que continuaban buscando un método para realizar el pago de manera que se pudiera esconder su verdadera naturaleza.

Fuente: Armando Rivarola ABC de Paraguay

 



Eduardo Mérica, periodista uruguayo desde 1979. Integrante de las redacciones de La República, Estediario, El Deportivo Sport Magazine y Marca. Tuvo pasajes por radio CX 32 Radiomundo "Contacto Deportivo" y CX 38 Sodre. Redactor creativo del programa Vida Sana (Canal 5 Sodre), Jornalista en A PLATEIA Livramento, Brasil. Sub Editor de ACAURUGUAY.COM y Editor de www.diariouruguay.com.uy y www.futboluruguayo.uy. Es miembro de AER y presidente de la filial APU (Asociación de la Prensa Uruguaya) Rivera.


Deja un comentario