Search
Viernes 18 Agosto 2017
  • :
  • :




La famosa Villa Yeruá de Malvín, albergue de Carlos Gardel e Irineo Leguisamo, fue restaurada para que funcionen dos museos

La famosa Villa Yeruá de Malvín, albergue de Carlos Gardel e Irineo Leguisamo, fue restaurada para que funcionen dos museos

AHORA PASA EN URUGUAY. La noticia está en el portal DiarioVecinos y cuenta que:“El día llegó. Será una jornada de fiesta para los malvinenses, los amantes al tango y la hípica, la inauguración de “Villa Yeruá”, el histórico chalet ubicado en Rimac y Rambla O`Higgins que ahora pasará a ser Museo del Tango y la Hípica. Villa Yeruá fue testigo de cómo Malvín dejó de ser balneario para transformarse en uno de los barrios con mayor movimiento cultural de la ciudad. Fue stud de Francisco Maschio, albergue de la bohemia en los años 30 y 40 -entre ellos de Carlos Gardel-, recientemente declarado Patrimonio Municipal y ahora abrirá al público como Museo del Turf y el Tango, de la mano de la Asociación de Propietarios de Caballos de Carreras, su actual comodatario y con el esfuerzo de los vecinos integrantes del Concejo Vecinal 7 que pelearon durante muchos años para lograr de este punto estratégico para Malvín, un referente para los visitantes extranjeros pero también para los uruguayos”.

La inauguración protocolar será a las 13 horas, y luego de las 15 Villa Yeruá abrirá al público general, para que vecinas/os de la zona puedan visitarla.

El camino recorrido para llegar al prometedor presente fue largo, y varios han sido los actores que lo han hecho realidad. En 2012, luego de que falleciera su último inquilino, la Comisión de Seguimiento del Concejo Vecinal 7 junto al gobierno del Municipio E tomaron cartas en el asunto. Concretaron la intervención del Poder Judicial, y el mismo año se le entregó la llave al Municipio E, quién comprobó que el chalet estaba en pésimas condiciones.

“…la casa quedó sola y fue el final. Esto se llenaba de pastabaseros que venían a dormir y a hacer sus necesidades. Cuando nos dieron la llave entramos y había dos durmiendo. Habían hecho en la escalera, no se podía subir del olor que había”

 

CARLOS GARDEL En la foto lo podemos apreciar en el momento del brindis en la casa de su amigo Francisco Maschio en Malvín, propietario de la famosa Villa Yeruá, en la que el jockey salteño Irineo Leguisamo ocupaba una habitación en la planta alta.

Carlos Gardel acostumbraba veranear y pasar los cumpleaños en la casa de su amigo Francisco Maschio en Malvín, la famosa Villa Yeruá, en la que el pequeñísimo jockey Irineo Leguisamo ocupaba una habitación en la planta alta de la que solía “fugarse” por las madrugadas, bajando sigilosamente por una escalera que todavía existe en los fondos. Eso sí: volvía bien temprano en la mañana para varear los purasangres que Maschio entrenaba y guardaba en los boxes que estaban junto a esa misma escalinata. El más famoso fue “Lunático”, el caballo de Gardel, al que “el Mago” rindió homenaje incluyéndolo en un tango, según el sitio de El País de Montevideo.

Hoy a las 13:00 horas se reinaugurará la Villa Yeruá de la Rambla y Rimac, coincidiendo con un nuevo aniversario de la muerte del “Zorzal Criollo”, ocurrida en un accidente en el aeropuerto de Medellín, Colombia, en 1935. En la inauguración se develará la tercera estatua de Gardel de cuerpo entero que tendrá Montevideo, en este caso junto a Leguisamo, construida por Alberto Morales Saravia, responsable de las imágenes similares que se encuentran en el Parque Central y en el bar Facal de 18 de Julio y Yi.

El inmueble fue concesionado a la Asociación Uruguaya de Propietarios de Caballos de Carrera (APC), que presentó un proyecto para colocar allí su sede y un museo sobre el turf y el tango, quitándole de encima un verdadero problema a la Intendencia y a los vecinos.

Destrozado.
El inmueble de Malvín fue expropiado por la Intendencia en el año 1960 y desde entonces permaneció ocupado por un hombre de apellido Aguirre, quien falleció en 2010. Luego, fue habitado por su hijo, hasta que el 21 de noviembre de 2012 se hizo el lanzamiento. En agosto de 2014, la Intendencia adjudicó de forma directa el cuidado del espacio a la cooperativa social “Redes”.

Se firmó un contrato por $ 1.087.152 y por el término de 8 meses ($ 135.00 por mes). La cooperativa finalmente se sacó porque costaba demasiado.

“La casa la encontramos en estado ruinoso, no iba a soportar más de dos inviernos. Algunos fierros de la planchada, que estaba destruida, los sacabas con la mano. Y adentro era un basural. Había unos sillones viejos y un colchón tirado, de gente que se metía, la sacaban y volvía a meterse”, señala a El País Gabriel Pombo, vicepresidente de la APC.

“Lo que hubo acá fue una ONG a la que le dijeron la propiedad para que la cuidara, pero evidentemente no cuidaron mucho. Después la casa quedó sola y fue el final. Esto se llenaba de pastabaseros que venían a dormir y a hacer sus necesidades. Cuando nos dieron la llave entramos y había dos durmiendo. Habían hecho en la escalera, no se podía subir del olor que había”, agregó Pombo.

Adentro era todo destrucción. “Solo hay algunos pisos originales y azulejos, todo lo demás se lo robaron. No había entrepiso, no había escalera, todo había desaparecido. Los postigones estaban taponeados, no había cielorraso. Los frontalines estaban caídos o no existían, faltaban tejas. Estaba inundado el techo y caía el agua por el frente, donde hoy pusimos una araña”, recordó el vicepresidente de la APC.

“En el patio se levantaron las baldosas y se reconstruyó el espacio donde se tomó la más famosa foto de Gardel en la Villa Yeruá, en un cumpleaños de Maschio el 4 de enero de 1933”

ASI ESTUVO LA VILLA POR AÑOS ABANDONADA. Villa Yeruá de Malvín no lleva ese nombre por el stud porteño (en el que Gardel cantó por última vez según testimonia una placa que allí fue ubicada), sino por el lugar de nacimiento de Maschio, en la provincia de Entre Ríos.

La obra.
Aunque originalmente se había presupuestado una reforma de US$ 160.000, costó mucho más. Fue necesario reparar el techo en su totalidad, se levantaron todas las tejas y se pusieron las que estaban, consiguiéndose reemplazas de la misma marca y época.

“Se hizo todo el lambriz del techo, se va a recrear todo el cuarto de Leguisamo, se puso el entrepiso de nuevo, que es donde va a funcionar la oficina de la APC, se hicieron todos los postigones a mano (tenían que ser a medida porque no son estándar), se cambiaron tirantes, todos los vidrios de color caramelo, se puso el piso flotante de abajo, se bajaron los techos con yeso en la planta baja, se acondicionaron las paredes y se recuperaron los pisos originales”, detalló Pombo.

En el patio se levantaron las baldosas y se reconstruyó el espacio donde se tomó la más famosa foto de Gardel en la Villa Yeruá, en un cumpleaños de Maschio el 4 de enero de 1933. Aunque la imagen parece haberse tomado en el interior, pertenece al patio trasero. La rambla en la época no era como la de ahora (pues con el tiempo se le ganó espacio al río), por lo que inmediatamente después de la calle había dunas y playa.

“Fue un trabajo complicado. Pero se le metió en tiempo récord para poder inaugurarlo este sábado. A pesar de que le faltan algunas cosas, podemos decir que la casa está en un 98%”, anotó el vicepresidente de la APC.

VILLA YERUÁ SERÁ DOBLEMENTE MUSEO.Uno dedicado a la figura de Gardel, a la entrada, y otro al turf.

Museos.
Serán dos. Uno dedicado a la figura de Gardel, a la entrada, y otro al turf.

“Ha venido gente de la zona que tenía cosas de Gardel y nos las ha entregado. (El periodista deportivo) Américo Signorelli nos trajo fotos originales. El museo es semivirtual. Debajo de las fotos habrá un código que se podrá leer con un Smartphone. Ahí va a saltar un video, o una voz en off que va a contar la historia de esa imagen, en inglés y en español”, explicó Pombo.

Maschio era conocido como “El Brujo de Olleros” por la calle porteña de Palermo en la que vivía y tenía un stud con el nombre “Yeruá”.

Sin embargo, la Villa Yeruá de Malvín no lleva ese nombre por el stud porteño (en el que Gardel cantó por última vez según testimonia una placa que allí fue ubicada), sino por el lugar de nacimiento de Maschio, en la provincia de Entre Ríos.

Vinculado al turf, el museo que se inaugura en esta jornada incluye trofeos, la casaquilla del último torneo que ganó Leguisamo en Uruguay, y la casaquilla de Invasor, “el mejor caballo de competición del mundo”, que obtuvo la Triple Corona en Uruguay, y después ganó en Dubai y en Estados Unidos. “El dueño es un árabe (quien pagó aproximadamente US$ 1,4 millones por él). Ahora está de vuelta en Uruguay como padrillo; la primera generación sale ahora“, informó el vicepresidente de la APC. La inauguración, como no podía ser de otra forma, será amenizada con un pequeño concierto de tangos de Gardel. Algunos serán cantados por una descendiente del coronel Carlos Escayola, quien se supone fue su padre.

Lunático sigue mirando la playa.
Como dato anecdótico, al final de la grabación del tango “Leguisamo solo”, Gardel dice sotto voce y con su tono de arrabal: “Bueno, viejo Francisco, decile al Pulpo que a Lunático lo voy a retirar a cuarteles de invierno. Ya se ha ganado sus garbancitos. Y la barra, completamente agradecida. Sentí la barra: ¡Muy bien! ¡Salute!”.

Si bien la vieja Villa Yeruá tenía en el fondo lo que parecía ser un box para caballos, este colapsó, por su pésimo estado, al hacerse la obra. Sí se sabe que allí se encontraba el stud en el que Francisco Maschio, entrenador de caballos purasangre, guardaba a los animales. El mismo fue reconstruido “simbólicamente”, sobre todo para los turistas.

Allí se colocó una cabeza de caballo asomando hacia la rambla (con la misma mancha blanca en el hocico que tenía Lunático), a la que ayer alguien le había colocado un pastito en la boca.

La Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera, una organización sin fines de lucro, maneja la posibilidad de cobrar una entrada “simbólica”, solo a los turistas extranjeros.

A comienzos de la década de 1930, la rambla de Montevideo presentaba una fisonomía muy diferente a la actual. Malvín era un “balneario” con grandes dunas, que se prestaban perfectamente para entrenar a los caballos.



Eduardo Mérica, periodista uruguayo desde 1979. Integrante de las redacciones de La República, Estediario, El Deportivo Sport Magazine y Marca. Tuvo pasajes por radio CX 32 Radiomundo "Contacto Deportivo" y CX 38 Sodre. Redactor creativo del programa Vida Sana (Canal 5 Sodre), Jornalista en A PLATEIA Livramento, Brasil. Sub Editor de ACAURUGUAY.COM y Editor de www.diariouruguay.com.uy y www.futboluruguayo.uy. Es miembro de AER y presidente de la filial APU (Asociación de la Prensa Uruguaya) Rivera.


Deja un comentario